Dos personajes del pasado transportan a un centenar de personas a principios del XX en la Ruta del Vino de Gran canaria

23 feb 2018

Dos personajes del pasado, Carmen Millá y el señor Miller, uno real y el otro ficticio, transportaron hoy a más de cien personas a principios del siglo XX en un escenario de por sí centenario, la Bodega de San Juan, para rememorar la excursión de ‘la vuelta al mundo’ que hacían los primeros turistas y los momentos en los que José Mesa y Lopez y Ágata Christie andaban por las calles, llegaban nuevas energías y Julio Verne vaticinaba que existirían aparatos voladores.

De esta manera, y siempre acompañados por una rondalla, el Cabildo presentó la Ruta del Vino de Gran Canaria, que nace con un sinfín de posibilidades, itinerarios, catas y degustaciones, y el objetivo  de aprovechar la riqueza rural de la isla para ofrecer experiencias sensoriales a los visitantes y como estímulo para emprendedores, explicó el presidente del Cabildo, Antonio Morales, quien apostó por recuperar tradiciones del pasado para construir el futuro.

Hace un siglo, los turistas llegaban a las bodegas, contemplaban sus viñedos, sus lagares y saboreaban sus vinos, unas rutas que ahora la Institución quiere recuperar como hizo hoy de la mano de doña Carmen Millán, tatarabuela de Cristina Millán, quien no pudo evitar emocionarse al recibir el reconocimiento a la labor de toda su familia por mantener la tradición enológica y la hermosa finca situada en Bandama, fundada por su tatarabuelo Juan Rodríguez Quegles.

Así, el ficticio señor Miller llegó para admiración de los presentes en un coche antiguo, se deleitó con las naranjas de Telde y se adentró en los lagares, donde fue atendido por Carmen Millán, que lo fue conquistando con su palabrería, y le explicó las texturas y colores de las piedras volcánicas según sean de Tirma, Arucas o Teror, situado a “cuatro horas en coche, y cuatro más si va en tartana”.

“¿No fue Santa Brígida donde se logró vencer a los piratas holandeses?”, le preguntó el señor Miller, quien le contó que se hospedaba en el Hotel Santa Catalina, que al lado había un proyecto que sería denominado Ciudad Jardín, un lugar que le hizo creer que no había salido de Bristol. También le relató, mientras repetía que se encontraban en un momento histórico irrepetible, que caminando hacia el Hotel Metropole se encontró con la mismísima Agatha Christie, una celebridad en su país.

Además, para despertar su interés, en tanto practica un ‘swinn’ y le sugiere la posibilidad de un campo de golf en Bandama, le cuenta que tiene una cita con un abogado negociante duro de pelar, pero al que dejará boquiabierto con sus proyectos, el insigne Juan Rodríguez Quegles…

“Me gusta esta isla de historia corta pero intensa, la conquista, los piratas holandeses, hasta Colón quiso formar parte de su historia, y ahora este intenso comercio  con los británicos”, le va suspirando mientras se aproxima a la anfitriona.

Total, que volvieron al tema del vino, y la mujer a recitar los halagos de William Shakespeare sobre los vinos isleños, momento en el que Miller, mientras la invitaba a la playa, cayó en la cuenta de que desconocía su nombre: Carmen Millán, esposa de Juan Rodríguez Quegles, pronunció ella bajo los techos de maderas que el fundador de la banca en Canarias se trajo de Cuba y la cantería de la imponente prensadora que ahora forma parte de este museo que, a buen seguro, hará las delicias de residentes y turistas.

Experiencias sensoriales

El Cabildo de Gran Canaria ha decidido apostar por un segmento en auge con la intención de aunar esfuerzos con productores, restauradores y hoteleros para combinar ocio, turismo y gastronomía con paisaje, cultura y patrimonio.

“Si lo hacían ellos hace un siglo, por qué no lo podemos hacer nosotros en la actualidad”, exclamó el consejero de Soberanía Alimentaria, Miguel Hidalgo, quien aseguró que las posibilidades que ofrece al mundo rural grancanario son enormes y quien esté interesado en disfrutar de la nueva ruta solo tiene que acudir a las oficinas de turismo o a la Casa del Vino e informarse.

Cuenta, además, con el complemento excepcional de la Guía del Vino de Gran Canaria, presentada en noviembre, y que muestra los mejores productos de 33 bodegas y la Casa del Vino de Santa Brígida, lo que permite a cada persona improvisar su propia ruta.

La APP de esta guía permite conocer los viñedos, el proceso de elaboración y degustar alguno de variedades de tintos y blancos que producen en la isla y diseñar una ruta a medida para visitar lugares como Monte Lentiscal, Bandama, Camaretas, La Culata de Tejeda, Valle de Agaete, Cuenca de las Tirajanas, Barranco de Guayadeque, Los Hoyos y el Palmital de Telde.

La iniciativa puede extenderse también al queso, la miel, el café y las ganaderías, y generar riqueza en estas instalaciones y a los emprendedores que se lancen a diseñar y comercializar rutas, como la empresa Trip Gran Canaria.

Tal es el potencial, que ya turoperadores del segmento de lujo han mostrado su interés por experiencias como la que ofrece la Casa del Queso, en la que los turistas pueden presenciar el proceso de elaboración del producto y, finalmente, elaborar su queso y llevárselo consigo.

Vinos con sabor a volcán

El presidente de la Denominación de Origen de Gran Canaria, Luis López, alabó esta propuesta para situar a los vinos isleños en el lugar que se merecen, ya que son unos productos elogiados por consumidores y expertos por su particular sabor y textura dado por el clima y la tierra volcánica, y fomentar así su consumo dentro y fuera de España, pues en 2017 ya se exportaron 11.800 litros.

Entre las uvas que se cultivan en Gran Canaria predomina el listán negro, ya que de los más de 460.000 kilos recogidos el año pasado, 27.000 correspondían a esta variedad, pero también destacan el listán blanco, tintilla, vijariego negro, moscatel de Alejandría, malvasía volcánica y albillo criollo.

 

Enlaces relacionados
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes