El Cabildo de Gran Canaria contribuirá a la rehabilitación de viviendas en Gaza

19 nov 2015

El Cabildo de Gran Canaria y la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA) rehabilitarán viviendas en Gaza, donde viven un millón ochocientos mil refugiados en una situación deplorable, mediante un convenio de cooperación que tendrá carácter plurianual, informó el consejero de Solidaridad Internacional, Carmelo Ramírez.

Ramírez, quien junto al presidente insular, Antonio Morales, se reunió con la directora del Comité Español de la Agencia de la ONU para los Refugiados de  Palestina, Raquel Martí, reiteró con este acuerdo el compromiso y solidaridad del Cabildo con la causa palestina y denunció “el genocidio” de Israel contra este pueblo, con más de cinco millones atendidos por la UNRWA en Oriente Medio.

Solo en Gaza, donde el Cabildo y la Agencia de la ONU irán de la mano, el 85 por ciento de la población depende de la ayuda humanitaria para sobrevivir, sin agua potable y casi la mitad en paro, por lo que colaboraciones de este tipo son de gran ayuda, explicó Martí, quien aplaudió que el Gobierno insular retome la cooperación con la UNRWA iniciada años atrás.

Ramírez y Martí exigieron a Europa el cumplimiento de la legalidad en materia de acogida y agilidad en dar refugio a los ciudadanos sirios, más vulnerables si cabe, pues sufren la doble condición de refugiado desplazado, un nuevo término, explicó Martí, para definir a los sirios que ya eran refugiados antes de la guerra.

Ramírez agregó que es “mentira” que Europa colabore con el drama de los sirios, palestinos ni otros pueblos que viven en pobreza extrema y como prueba argumentó que los países europeos aún discuten los términos para acoger a los 160.000 refugiados acordados, que constituyen, además, solo el 0,2 por ciento de los desplazados mundiales y el 0,5 por ciento de sirios.

Sobre las “voces que se alzan para sellar las fronteras” tras los atentados de Francia, Ramírez, considera que tras ello se esconden “los intereses de empresas multinacionales de las grandes potencias que miran a Oriente Medio cuando necesitan materias primas y facilitan armamento a todos los grupos que ahora están en liza”.

Y es que “las armas se las compran a Occidente, las empresas fabricantes de armas y exportación han tenido un crecimiento espectacular en las ganancias”, denunció.

A su juicio, “hay que afrontar las causas y mientras atender a la población inocente que para sobrevivir se ve obligada a buscar refugio en otros lugares”, si no ya por solidaridad, para dar cumplimiento a la normativa internacional relativa a los refugiados, concluyó.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes