El Cabildo denuncia que el Gobierno canario discrimina a Gran Canaria con la menor renta per cápita de Canarias y pide al Parlamento que rechace las cuentas

26 nov 2018

El Cabildo de Gran Canaria ha pedido hoy a los grupos del Parlamento regional que no aprueben las cuentas de la Comunidad Autónoma de 2019 porque discriminan a la ciudadanía grancanaria con una renta per cápita que no solo es la menor del archipiélago, sino que está muy por debajo de la media y muy por debajo de la prevista para la isla que más recibe.

Y es que los criterios del REF ya contienen mecanismos correctores que tienen en cuenta territorio, solidaridad y población, pero esta distribución rompe todas esas barreras porque el Gobierno canario destinará, en los capítulos 6 y 7 de inversiones, apenas 173 euros por persona en Gran Canaria frente a los 185 de Tenerife, mientras que la isla que más recibe por habitante, El Hierro, contará con 2.015 euros, seguida por La Gomera con 1.655, La Palma con 750, Fuerteventura con 614 y Lanzarote con 528 euros por habitante. De esta manera, el Gobierno canario prevé destinar 146 millones a Gran Canaria frente a los casi 166 millones previstos para Tenerife, 20 millones menos.

Eso en cuanto al próximo año, en este 2018, la renta per cápita de Gran Canaria se ha situado en 159 euros con 133 millones de inversión, mientras Tenerife tiene destinados 150 millones de euros a razón de 168 euros por persona. En definitiva, otros 17 millones menos en inversiones.

En cuanto a la inversión ya liquidada de los tres años anteriores, 2015, 2016 y 2017, Gran Canaria recibió 437 millones de euros, 173 euros por persona, frente a los 525 millones de Tenerife con una inversión por habitante de 196 euros, lo que supone una diferencia de 88 millones en perjuicio de Gran Canaria. En ese periodo, La Gomera fue la isla que más cuantía per cápita obtuvo con 1.020 euros por persona y una inversión de 64 millones de euros.

Con todo, Gran Canaria recibe en cinco años 125 millones de euros menos que la otra isla capitalina solo con respecto a los capítulos 6 y 7 de inversiones, y una vez más en 2019 sus habitantes serán los que menos reciban de Canarias,  aseveró hoy el presidente del Cabildo, Antonio Morales, junto a la vicepresidenta María Nebot y el consejero Juan Francisco Trujillo en representación del resto del grupo de gobierno.

Si bien esta defensa de Gran Canaria no tiene capacidad para cambiar la mayoría parlamentaria que apoya estas cuentas, Morales sostuvo que el Cabildo no “mirará para otro lado” ni participará de “silencio cómplice” alguno porque ejercerá su derecho a denunciar ante la opinión pública esta discriminación “que cuenta con CC, PP y Asamblea Socialista de La Gomera” a pesar de las bolsas de pobreza, paro y necesidades de Gran Canaria.

3.000 millones de desequilibrio desde 2000, según la CCE

La participación de Gran Canaria en el Producto Interior Bruto (PIB) de Canarias pasó de 2000 a 2015 del 42 al 38 por ciento, lo que supone una fuerte caída debido, entre otras cuestiones, a las inversiones públicas discriminatorias cifradas por la Confederación Canaria de Empresarios en 3.000 millones de euros. 

Gran Canaria ha pasado de encabezar los datos del Valor Bruto Añadido a ocupar el quinto puesto en el periodo 2003-2015, a partir de 2015 los datos no están disponibles.

La distribución inicial del Fondo de Desarrollo de Canarias se basaba en la denostada triple paridad que perjudicaba enormemente a Gran Canaria y el Cabildo se opuso frontalmente, el Gobierno corrigió, pero no usó los criterios del REF, que son los que tienen consenso, y finalmente Gran Canaria sigue perdiendo 20 millones de euros al año, subrayó Morales como otro ejemplo de discriminación al que se ha sumado el desequilibrio en las inversiones que se producen a través de la Zona Especial Canaria.

Morales recordó que, a petición de Unidos por Gran Canaria, el Cabildo creó una comisión para estudiar los desequilibrios que concluyó, entre otras cuestiones, con que el 60 por ciento de los cargos intermedios de Turismo, Política Territorial y Hacienda pertenecían a Tenerife mientras solo el 22 por ciento lo era de Gran Canaria.

“Y nos decían que cómo usábamos ese argumento, a nosotros nos parecía importante y una clara demostración es que en los últimos días hemos sabido que el 80 por ciento de las empresas de la ZEC que pretendían invertir en Canarias fueron desviadas a Tenerife”, una situación que ha sido denunciada por el propio presidente de la ZEC, Antonio Olivera, que se ha comprometido a realizar una auditoría, si bien algunos inversores ya le han expuesto al presidente grancanario que han sido presionados para redirigir su apuesta a Tenerife.

Ello ha hecho que, en el último año, en Tenerife se hayan creado 772 puestos de trabajo frente a los 320 de Gran Canaria, detalló Morales, quien concluyó que no hay justificación alguna para todas estas discriminaciones para con esta isla, ya que todo responde a una estructura de poder que daña a Gran Canaria.