El Cabildo entrega más de 2.800 mosqueros para el control de la mosca de la fruta y 47 litros de insecticida ecológico contra el pulgón negro

27 ago 2018

El Cabildo de Gran Canaria ha distribuido más de 2.800 mosqueros para combatir la plaga de la mosca de la fruta y casi 50 litros de un insecticida ecológico para el control del pulgón negó de la madera, explicó el consejero de Soberanía Alimentaria, Miguel Hidalgo, quien especificó que la entrega se hizo a 38 y 35 propietarios de plantaciones, respectivamente.

Se trata de dos campañas que tienen como finalidad apoyar al sector de los frutales de Gran Canaria para evitar que las plagas produzcan cuantiosas pérdidas económicas y disminuyan la producción destinada al mercado local.

24.000 árboles protegidos de la mosca

Por un lado, la campaña para el control de la mosca de la fruta con mosqueros, es decir, trampas con un producto respetuoso con el medio ambiente que atrae al insecto, se dirigió a las explotaciones con frutales de hueso y pepita, en concreto, el albaricoquero, melocotonero, nectarina, peral y níspero, además de frutales subtropicales como el mango y el guayabo.

Los agricultores han recibido las trampas y atrayentes con una subvención del Cabildo que ha cubierto el 75 por ciento del valor del producto con una aportación que ascendió a 5.300 euros. Los destinatarios de esta ayuda suman más de 24.000 árboles en explotaciones con más de 1.000 metros cuadrados de cultivo.

Este método es respetuoso con el medio ambiente y no afecta ni al árbol ni a la fruta, y a la vez es muy eficaz para luchar contra esta plaga mundial que produce pérdidas a los agricultores porque merma la producción y la calidad de los frutos.

Más de 9.000, la mayoría almendros, libres de pulgón

Por otro lado, la campaña para luchar contra el pulgón negro de la madera consiste en la distribución gratuita de un insecticida facilitado por el Gobierno regional para que el Cabildo gestione su distribución entre los agricultores y ha estado destinada a los almendros y también de otros frutos de hueso como el albaricoque, ciruela, melocotón, nectarina y paraguayo.

El ataque de este pulgón debilita estos árboles al atravesar la madera y succionar la savia, aunque no provoca la muerte del ejemplar, sí afecta a su producción, y si es intenso puede hasta secar ramas.

Por ese motivo, para combatir este insecto los agricultores han recibido 47 litros del producto, también respetuoso con el medio ambiente, llamado azadiractina y realizado con aceite de Neem para llevar a cabo un tratamiento fitosanitario de choque. El material tiene un alto rendimiento ya que un litro permite tratar hasta 300 árboles.

Las explotaciones cuyos propietarios han solicitado este producto tienen en su conjunto más de 9.100 árboles, de los cuales casi 7.200 son almendreros al tratarse de la planta más afectada por esta plaga, que fue detectada por primera vez en Gran Canaria en 2015 y que ha afectado especialmente a las zonas de medianías y cumbres.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes

Documentos