El Cabildo reabre la carretera de Ayacata a Mogán tras la compleja obra de reparación de un muro de 20 metros de alto

22 sep 2017

El Cabildo de Gran Canaria ha reabierto hoy al tráfico la carretera de la presa de Las Niñas (GC-605), que une Ayacata con Mogán, una vez que ha finalizado las complejas obras de reconstrucción de un muro de contención que había caído parcialmente y que se tenían que haber realizado hace ya siete años.

“Ha sido una obra muy complicada que ha costado más de medio millón de euros y hay que remarcar que se ha hecho un buen trabajo”, subrayó el consejero de Obras Públicas e Infraestructuras, Ángel Víctor Torres, en la reapertura junto al alcalde de Tejeda, Francisco Perera.

El también vicepresidente primero calificó la obra de “faraónica” y que exigía rebajar la cota de la carretera lo que impedía mantener abierto un carril. “Había un problema de seguridad importante al que había que enfrentarse o cerrar totalmente la carretera como ocurrió en el pasado”, añadió.

Han sido 3.000 metros cúbicos ejecutados de mampostería vista de revestimiento del muro, que tiene una altura de 20 metros y que de los 90 metros de longitud iniciales ha pasado a 130 metros tras la actuación.

Sobre el retraso de un mes y medio en el plazo de ejecución, Torres detalló que se ha debido a problemas meteorológicos y al hallazgo de tres cuevas debajo de la carretera. “Hemos intentado acortar al máximo los plazos porque es un punto importante de conexión del sur con el interior y las medianías de la cumbre pero no podíamos poner en riesgo la seguridad de los trabajadores, que es primordial”, agregó.

Por su parte, el alcalde de Tejeda resaltó la importancia de la reapertura no solo para el municipio cumbrero sino para toda Gran Canaria. “Los turistas de Mogán acceden al centro de la Isla por esta vía y hoy debemos estar muy contentos porque la obra no ha estado exenta de dificultades”, concluyó.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes