El presidente del Cabildo anuncia la cesión de otro inmueble a Pequeño Valiente para alojar a las familias que acudan a su nuevo centro, único en Canarias

19 jun 2018

El presidente del Cabildo grancanario, Antonio Morales, anunció hoy la cesión de otro inmueble a Pequeño Valiente para que pueda alojar a las familias de menores con enfermedades oncológicas de Gran Canaria y otras islas que acudan a su nuevo centro para recibir atención multidisciplinar, inaugurado este martes en un edificio también cedido por el Cabildo y contiguo al que ahora otorgará para una casa hogar de nueve habitaciones y espacios comunes.

El Cabildo entregó en marzo de 2017 al presidente de Pequeño Valiente, José Jerez, las llaves de un edificio situado en el número 29 de Bravo Murillo para que lo destinara a un centro multidisciplinar para atender tanto a niños y niñas con la enfermedad, como a sus madres y padres en todo el duro proceso.

Apenas quince meses después ha sido posible inaugurar un espacio que ha conllevado la transformación un inmueble en desuso en un lugar moderno y práctico que no ha perdido el encanto de los edificios antiguos, sus ventanales y techos originales de madera, de modo que Pequeño Valiente recibió el elogio no solo de Antonio Morales, sino del alcalde de la capital, Augusto Hidalgo, y la consejera regional de Políticas Sociales, Cristina Valido, así como de los representantes de sus diversos patrocinadores, ya que esta causa, celebró el presidente de Pequeño Valiente, ha conseguido implicar tanto al sector público como privado.

Se trata de un centro único en Canarias por sus características para prestar servicios al medio centenar de menores con cáncer que Pequeño Valiente atiende cada año, tanto durante la enfermedad como tras ella para tratar las secuelas, además de a sus padres e incluso a los hermanos que conviven con la difícil situación que invade a la familia cuando esta grave dolencia es diagnosticada.

Aparte fisioterapeuta y sicólogo, entre otras atenciones sanitarias que presta en coordinación con el Hospital Materno Infantil, Pequeño Valiente también cuenta con una maestra y pedagoga que ahora ejercerán en este mismo centro, ya que los pequeños dejan de ir al colegio y de este modo se puede minimizar el efecto de sus ausencias de clase.

Las posibilidades de esparcimiento que ofrece la azotea han sido asimismo aprovechadas y adaptadas para organizar en ella cine de verano y hasta primeras comuniones, sobre todo de las familias con mayores dificultades, de modo que el conjunto de acciones, ahora ya centralizadas, haga sus situaciones más llevaderas.

Morales explicó a las familias congregadas que el presidente de Pequeño Valiente y el presentador Roberto Herrera, que colabora estrechamente con la organización, le solicitaron en una reunión un nuevo paso, ya que el Cabildo cuenta con un inmueble en desuso justamente contiguo al nuevo centro, y que lo necesitaban para avanzar hacia su siguiente reto: abrir una casa hogar.

El presidente, tras consultar la situación del inmueble, respondió afirmativamente en una llamada telefónica que les realizó “a los cinco minutos” porque la hermosa labor que realizan convertía la petición en innegable.

Se trata del edificio que acogía las antiguas oficinas del Instituto Sociosanitario de Gran Canaria y permite sumar al conjunto otros 320 metros, en esta ocasión para nueve habitaciones y zonas comunes, distribuidos en tres plantas, que serán igualmente transformadas a partir de la entrega de llaves.

Este día ha sido agridulce para la organización, ya que contar con la apertura de este centro multidisciplinar es una gran noticia y un alivio para las familias, pero se produce tras el fallecimiento de uno de sus pequeños valientes, a quien el grupo que cerró el acto le dedicó el himno de Pequeño Valiente como regalo de despedida, al que se sumó este centro para que la organización prosiga la labor que inició hace ya una década en una habitación del Hospital Materno Infantil.

 

Enlaces relacionados
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes