Éxito del Salón del Vehículo Eléctrico con el doble de público, satisfacción de los expositores y muchas dudas despejadas

30 abr 2018

El Salón del Vehículo Eléctrico de Canarias cerró sus puertas con gran éxito, ya que el público prácticamente se duplicó en esta segunda edición, los expositores mostraron su satisfacción e incluso se vieron desbordados en algunos momentos, y muchas de las dudas que persisten fueron aclaradas por los expertos, cuyas charlas generaron gran expectación.

Este Salón especializado contó con una afluencia de más de un millar de personas en su primera edición, una buena acogida que aconsejó cambiar a un pabellón mayor, donde los expositores gozaron de más espacio y donde también aumentó el número de empresas participantes, todo un acierto porque el ambiente reinó todo el fin de semana y la afluencia superó los dos millares, celebró el consejero de Energía, Raúl García Brink, quien confió en la contribución del Cabildo en la promoción de este tipo de vehículos no contaminantes, cómodos y que han llegado para quedarse.

Nissan, Hyundai, Wolswagen, Smart, Kia, BMW y Renault no se perdieron la cita y sus responsables realizaron contactos que, previsiblemente, se transformarán en ventas en las próximas semanas, experó el consejero, quien recordó que el Salón ofreció un abanico de posibilidades para todos los gustos y necesidades, desde bicicletas y triciclos de reparto, utilitarios, biplazas, coches de licencia municipal, coches industriales y, para poner los dientes largos a más de uno, un fabuloso Tesla burdeos cuyas puertas al plegarse y desplegarse como alas de halcón, así denominadas, atrapó todas las miradas.

Las dudas que generan cualquier cambio, y este no es menos, están presentes en la transición hacia el motor eléctrico, un paso que irá acompañado de la adaptación de las infraestructuras y de los hábitos de la propia sociedad, y que para despejarlas este fin de semana jugaron un importante papel los expertos convocados por el Cabildo.

Álvaro Sáuras, jefe técnico de las conocidas revistas Autofácil y Evo-Magazine, considera que es el momento ideal para comprarse un coche eléctrico en Gran Canaria, ya que la autonomía ya alcanza un nivel óptimo para la isla, donde en pocos meses ya no faltará puntos de recarga por toda la geografía, en cuanto la red del Cabildo esté ejecutada. En cualquier caso no dejan de ser “quitamiedos”, aseguró el presidente, Antonio Morales, en la inauguración, ya que la autosuficiencia ya alcanza los 300 y 400 kilómetros, complicada de agotar en un único día.

Pero Artura Boyra va más allá, miembro de la Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos, cree que de hecho adquirir un vehículo convencional es ahora mismo una mala inversión, ya que todo son ventajas, y aunque el precio de partida sea más alto, no tiene mantenimiento ni gasta gasolina, de modo que no solo se amortiza, sino que acarrea ahorros, es una compra importante que se hace para su uso durante años, y es necesario tenerlo en cuenta a la hora de apostar por uno de combustión convencional.

Y cuestiones económicas aparte, la modernidad, su silencio, la falta de olor a combustibles quemados, y contribuir a no contaminar, por no hablar de que la conducción adquiere una nueva dimensión, hace que quien lo pruebe no quiera otro, en eso coincidieron expertos y expositores.

El primer taxista ‘eléctrico’ de España, Roberto San José, no dudó en calificar el ahorro que le ha supuesto en seis años de “brutal”, ya que en seis años ha ahorrado un 25 por ciento, incluida la adquisición del vehículo, un Nissan que ni los fabricantes se creían que fuera a adquirir, ya que suponía dar un gran salto en ese momento, pero lo dio y no solo no se arrepiente, sino que allá a donde va trata de convencer de sus colegas, como hizo en dos charlas a la que no faltaron los taxistas de la isla, quienes le hicieron multitud de preguntas y sorprendió uno de los testimonios, que hacía referencia a un compañero que dejo de tener dolor en las cervicales por la falta de vibraciones del vehículo.

Y para quien dude de su potencia, el piloto Dany Clos y Arturo Boya acabaron con ellas, pues al ser eléctrico puede alcanzar la máxima velocidad en instantes en instantes, tal que un taladro o una batidora, pusieron como ejemplo. Tanto es así que el propósito es un diseño preparado que alcanzarla sea progresivo. La sensación que recuerda Clos de la primera vez que probó uno fue sentir tanta potencia rodeada de tanto silencio, las pastillas de freno y poco más.

Las baterías también generan dudas, son el corazón del coche eléctrico, están situadas debajo del vehículo y centradas para mantenerlas a salvo de colisiones y, aunque su precio varía según los modelos, los fabricantes ofrecen ya garantías de que estarán al 70 por ciento a los ocho años y el taxista Roberto San José aseguró que con lo que ha ahorrado, ya le da para comprar dos. En cualquier caso, tras seis años, aún la tiene a la mitad.

Con todo, y no estando el sector exento de adaptaciones generales hacia las que avanza, algo en lo que el Cabildo y el Ayuntamiento capitalino se están volcando también, con puntos de recargas en la vía pública y los aparcamientos, también para quienes no tengan garajes, ayudas y exenciones fiscales, lo mejor es acudir a un concesionario para obtener información precisa de los modelos, precios, y ayudas, aconsejaron los expositores, quienes aseguraron que frente a la desinformación, el boca a boca está funcionando muy bien por el entusiasmo de quienes se han decidido a dar el salto.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes

Documentos