Expertos nacionales e internacionales se reúnen en Gran Canaria para estudiar los avances en el cultivo de la papaya

06 jul 2017

Expertos en el cultivo de la papaya, entre los que destacó el profesor brasileño Eliemar Campostrini, expusieron sus estudios en la jornada ‘Avances en el cultivo de la papaya’, celebrada este jueves en La Granja del Cabildo de Gran Canaria, acto que contó con una destacada asistencia de público interesado en mejorar sus explotaciones y poder comenzar a exportar la fruta a la Península.

La jornada fue organizada por el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) del Gobierno canario y contó con la colaboración del Cabildo, que ofreció esta posibilidad a investigadores, técnicos del sector, estudiantes e interesados en los aspectos clave para incrementar la calidad y la producción de esta fruta tropical y, sobre todo, la capacidad fotosintética que es la responsable del aporte de azúcar, informó el consejero de Soberanía Alimentaria, Miguel Hidalgo, junto al director del ICIA, Juan Padrón, y el director de Cajamar, Sergio Pérez.

Los agricultores grancanarios producen 200.000 kilos de papaya cada 26 meses, ciclo de producción aplicado a la planta, en 135 hectáreas de terreno distribuidas principalmente en tres centros geográficos: Gáldar, La Aldea y Vecindario, en los que los profesionales cultivan la variedad Formosa e híbridos como Sweet Mary e Intensa, con las que obtienen una calidad que permite la exportación del diez por ciento de esta fruta a la Península.

Sin embargo, los agricultores afrontan la necesidad de incrementar la producción para competir con mercados incipientes como los del sur peninsular que, debido a la elevación de las temperaturas por el cambio climático y a sus innovadoras tecnologías aplicadas a los invernaderos, han comenzado a producir su propia papaya.

Captar más luz

En este sentido, el profesor Campostrini, de la Universidad Estatal del Norte Fluminense, de Río de Janeiro, después de analizar los cultivos grancanarios propuso la implantación de elementos en el interior de los invernaderos para que las plantas puedan captar más luz y facilitar la tan necesaria fotosíntesis que eleva el grado de azúcar natural de la papaya.

Campostrini destacó que los cultivos grancanarios “son muy densos” por lo que las hojas reciben menos luz de la debida y recomendó colocar plásticos en el suelo y pintar de blanco los interiores para reflejar sobre las plantas la mayor cantidad posible de iluminación y favorecer la necesaria fotosíntesis.

La jornada continuó con la intervención del ingeniero agrónomo del ICIA Juan Alberto Cabrera, que disertó sobre la influencia de las condiciones climáticas en el crecimiento y la producción del fruto, así como los cambios registrados debidos a las diferentes prácticas culturales aplicados por cada productor.

Por su parte, el profesor de la Universidad de Almería Juan José Hueso habló sobre el comportamiento del cultivo en la región andaluza y sobre las variedades, ciclos de producción y estrategias de control del clima en el interior de los invernaderos.

La nutrición y el consumo adecuado de agua en la papaya fue el tema abordado por la investigadora del ICIA Vanesa Raya, quien dio paso a una mesa redonda acerca de las experiencias del cultivo de esta fruta en las Islas.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes