Expertos y técnicos de reconocido prestigio de Australia, México y Reino Unido analizan los movimientos de arena de Maspalomas

23 oct 2018

Reconocidos expertos internacionales analizarán en las I Jornadas Masdunas el movimiento de la arena de Maspalomas emprendido por el Cabildo, el primero del mundo que se ejecuta sobre dunas áridas y que está llamado a convertirse en un estudio referencial a nivel mundial. 

Desde este jueves 25 de octubre y durante toda la jornada del viernes y el sábado, el hotel H10 Playa Meloneras Palace acoge estas jornadas sobre el comportamiento geológico de las dunas áridas en el mundo, en las que se abordará el caso paradigmático de Maspalomas, así como la solución propuesta por el Cabildo bajo supervisión científica y sus posibles derivaciones a otros entornos dunares del planeta. Las inscripciones para participar como público continúan abiertas en www.masdunas.es

El jueves 25 a las 17.00 horas, tras la inauguración institucional, el director conservador de la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas, el técnico del Cabildo de Gran Canaria Miguel Ángel Peña, explica con detalle en qué consiste el Proyecto Masdunas y por qué su aplicación es pionera a nivel mundial. 

El profesor del Laboratorio de Estudios Costeros sobre Sistemas Dunares de la Universidad de Flinders (Australia), Patrick A. Hesp, aborda el viernes a las 10.00 horas las perspectivas globales de los sistemas de dunas litorales, una manera de enmarcar el proyecto de los movimientos de arena para salvar las dunas de Maspalomas. 

El resto de ponentes, provenientes de universidades de México, Reino Unido y España, dedicarán la jornada del viernes y el sábado a disertar sobre las dinámicas sedimentarias producidas por el viento, los ecosistemas de las dunas litorales que tanto afectan a su conservación y los procesos de restauración ambiental de sistemas dunares litorales, entre otros aspectos científicos.

Masdunas

El proyecto Masdunas del Cabildo tiene como objetivo frenar, en la medida de lo posible, el proceso de degradación ambiental producido durante los últimos 50 años en las Dunas de Maspalomas como consecuencia del uso desordenado de sus recursos. 

La idea, derivada de un profundo proceso de investigación que ha durado décadas, es evitar la desaparición paulatina de las dunas mediante el movimiento de hasta 60.000 metros cúbicos de arena y la instalación de captadores artificiales, entre otras medidas.

Con un presupuesto de 1.155.000 euros, el Cabildo pone en práctica un modelo de detención de la pérdida de arena que pretende devolver a las dunas parte de sus valores ecosistémicos, una acción pionera que arranca como fase piloto de dos años y que tendrá continuidad a tenor de los resultados. 

Para recuperar especies vegetales que son fundamentales para el desarrollo de las dunas, el Cabildo restaurará los ocho kilómetros de senderos oficiales que transcurren por la Reserva Natural, de manera que el tránsito de personas por las zonas de mayor fragilidad ambiental sea el mínimo posible.

Además, el Cabildo planta 350 balancones con el riego asegurado durante los primeros nueve meses junto a captadores de arena artificiales. En total, serán 78 captadores de arena en diversas parcelas experimentales que buscan la creación de nuevas dunas por todo el espacio natural. 

Esta semana han comenzado los movimientos de arena desde la punta de La Bajeta, donde será recogida de la orilla antes de que se pierda en el fondo del océano, hasta el inicio de su recorrido en Playa del Inglés. Este trasiego de arena se acometerá periódicamente, siempre en temporada de menor afluencia turística y en horario nocturno.

Desde una perspectiva natural, el sistema dunar de Maspalomas se encuentra en equilibrio dinámico con un punto de conexión entre los flujos de arena, la punta de La Bajeta, que actúa como un reservorio. Sin embargo, dado que su capacidad de almacenamiento es finita, en caso de temporales extremos de suroeste se produce una considerable pérdida de arena.

Esta actuación persigue retranquear la punta de La Bajeta hasta los límites máximos del perfil de playa que hay registrados, correspondientes al año 1995, para generar una trampa natural que evite más pérdida de arena.

El Cabildo reubicará la arena extraída en Playa del Inglés, de manera que sea transportada de forma natural por el viento hacia la duna costera, caracterizada por la presencia de ejemplares de balancones (Traganum moquinii), que a su vez modificará el transporte y formará las dunas barjanas, características de este sistema de dunas móviles.

El proyecto contempla igualmente avanzar en el conocimiento científico con tres equipos de investigadores que harán un estrecho seguimiento del movimiento de la arena y su interacción con los captadores y balancones, así como su divulgación con una página web específica, la organización de estas jornadas técnicas y hasta un diario online de las actuaciones donde se puede consultar su desarrollo día tras día. 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes