La bandera palestina ondea en el Cabildo en apoyo a su pueblo y las tres generaciones en Gran Canaria

04 dic 2015

El Cabildo de Gran Canaria ha izado la bandera de Palestina en solidaridad a su causa ante una nutrida representación de esa comunidad en Canarias, uno de los primeros lugares a los que emigraron hace ya tres generaciones.

Los primeros palestinos arribaron a Gran Canaria a finales del siglo XIX, cuando recalaron durante su emigración hacia América, recordó el presidente del Cabildo, Antonio Morales, durante el acto celebrado con motivo del Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, que tiene en las islas su representación española más importante con cerca de 1.500 personas.

Entre los años veinte y treinta, prosiguió Morales, se produjo una segunda oleada y ya en 1948, después de la guerra, recaló otro grupo de palestinos y se constituyó la Comunidad Palestina en Canarias, la asociación más amplia de España.

Nasara Cabrera, nacida en Gran Canaria hace 33 años y nieta de palestinos, leyó el manifiesto de solidaridad con la causa del pueblo palestino, aprobado además por el pleno del Cabildo el pasado 27 de noviembre para convertir a la Isla, en consonancia con su campaña internacional, en Espacio Libre de Apartheid israelí (ELA) y que se remitirá a todos los municipios de la Isla.

El embajador de Palestina en España, Musa Amer Odeh, izó la bandera junto a Antonio Morales en un acto que contó también con la participación de consejeros insulares, un gesto que por primera vez realiza una institución pública en España, destacó el consejero de Solidaridad Internacional, Carmelo Ramírez.

Antonio Morales subrayó que “Palestina siempre tendrá el apoyo del Cabildo” y transmitió la solidaridad hacia esta lucha que dura ya 67 años “sufriendo una violación continua de los derechos humanos con una guerra abierta cada día”, por lo que exigió a Naciones Unidas que presione y obligue a Israel a cesar el conflicto.

Por su parte, el representante palestino agradeció el apoyo del pueblo de Gran Canaria, al que pidió que continúe con su respaldo para poder llevar una vida “normal” y recalcó que la lucha de los palestinos no es contra los judíos ni contra Israel sino contra la ocupación y la política israelí que ha “confiscado” sus derechos.

El diplomático, que se refirió a la situación palestina como la última ocupación del mundo,  insistió en la necesidad de una Palestina libre, laica y democrática, sin guerra, sin sangre y estable y reclamó una oportunidad para un pueblo cualificado.  

El embajador también ha firmado en el libro de honor del Cabildo en el que plasmó su mensaje de paz, amor y justicia para favorecer la convivencia con los países vecinos y el deseo también de recibir a los grancanarios en una Palestina libre, lo que precisa la ayuda internacional.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes