Las obras de mejora de la seguridad de la carretera de Moya obligan al cierre de la vía 10 días

01 jul 2017

Las obras de acondicionamiento de taludes en la carretera de acceso a Moya desde la costa norte (GC-75) que el Cabildo de Gran Canaria inició a finales de marzo obligarán al cierre de un tramo a partir del lunes 3 de julio y durante un plazo aproximado de 10 días para acometer la demolición de uno de los muros de contención, informa el consejero de Obras Públicas e Infraestructuras, Ángel Víctor Torres.

La actuación, que obliga al cierre total del tramo de Pagador a Cabo Verde, consiste en la demolición del muro de mampostería existente, la estabilización del talud y la ejecución de un nuevo muro de contención y una barrera estática de red de cables de acero, que funcionará como un elemento de contención por acumulación de material.

Las obras que se lleva a cabo desde el mes de marzo con un presupuesto de 358.000 euros consisten en la estabilización de distintos taludes a lo largo de 11 tramos de la vía para prevenir ante posibles desprendimientos, como los ocurridos tras las lluvias torrenciales de octubre de 2015 y que obligaron al cierre de la vía.

“La actuación dotará de seguridad a una vía estratégica pues es la única que conecta el pueblo de Moya con la costa norte”, agregó.

Torres ha informado al alcalde de Moya, Hipólito Suárez, de la necesidad del cierre de la vía y la Consejería de Obras Públicas ya ha señalizado en la propia vía tanto el cierre como los itinerarios alternativos.

Los perfiles de Facebook y Twitter del área de Carreteras del Cabildo @CarreterasGC informarán puntualmente del desarrollo de los trabajos y de los desvíos, que se realizarán por el cruce de Bañaderos (GC-330) y por la carretera de Azuaje (GC-350) para garantizar la comunicación del núcleo de Moya con la GC-2 y sus barrios aleñados con el resto de municipios. El Cabildo ha informado asimismo a la empresa Global.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes