Las Recomendaciones de la Unesco para preservar el patrimonio astronómico y sagrado del planeta llevarán el nombre de Gran Canaria

23 may 2018

Las Recomendaciones de Gran Canaria será el documento que alumbrará la reunión de expertos de la Unesco de una veintena de países de dos iniciativas que se dan por primera vez la mano, la del patrimonio arqueológico y el sagrado, para conservar esta riqueza mundial que ha tenido esta isla, una de las 100.000 del planeta, como escenario de esta excepcional confluencia.

Las islas son espacios “atrapados entre el mar y el cielo, territorios de paz”, exclamó el presidente del Cabildo, Antonio Morales, en la inauguración de este importante encuentro en el que su coordinador, el asesor de la Unesco Cipriano Marín, resaltó que son 500 millones de personas en el mundo las que viven en islas, que son territorios no suficientemente reconocidos aún y que son crisoles de cultura, un extremo altamente valorado por la Unesco.

No ha sido por casualidad que Gran Canaria haya sido elegida para acoger este encuentro de dos días, sino por su firme apuesta de salvaguardar un legado que aúna precisamente astronomía y espiritualidad, el celaje y su influencia en los habitantes, la observación de las estrellas y la sacralidad, una simbiosis que se da la mano en Gran Canaria, apuntó subdirectora Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura, Elisa de Cabo.

La cueva de Risco Caído aúna estos valores y ofrece un prodigio lumínico y astral que avanza hacia su declaración como Patrimonio Mundial en un proceso cargado de hitos como esta reunión que posibilitará presentar  las Recomendaciones Gran Canaria  antes de final de año en la sede de la Unesco de París.

La directora del Centro de Patrimonio Mundial de la Unesco, Mechtild Rossler, expresó que la apertura de esta ventana al conocimiento es también una oportunidad de paz internacional, reconocer distintos valores y establecer alianza entre países, promover el conocimiento, y por tanto el respecto, es una prioridad para la Unesco.

Y es que no hay pueblo en el mundo que no tenga sus mitos, sus iconos, su manera de expresar su espiritualidad, un concepto cuyo reconocimiento dentro de la preservación del patrimonio también toma fuerza, apuntó Luis Ramallo, presidente de la Comisión Española de la Unesco, quien recordó que a día de hoy las personas siguen ligadas a la astronomía y al movimiento de los astros, e interesadas en saber qué día de la semana o el mes es para organizar su vida, si bien ya hay quienes aseguran que nunca han visto las estrellas, algo del todo impactante en un mundo que se mueve a su ritmo.

De ahí otra asombrosa iniciativa que al principio tuvo una acogida reticente, recordó, y que finalmente se ha tornado todo un acierto, y es la declaración de lugares StarLight, lugares privilegiados para observar las estrellas como ya lo es Gran Canaria desde su reconocimiento en enero de este año.

Originario de Mallorca, Ramallo también quiso hacer un reconocimiento a las islas del mundo, y frente a sus desventajas hizo hincapié en su mayor tesoro, y es que “si das un paso fuera de la isla, ya te mundializas”, y esa es precisamente la intención de este encuentro, identificar los sitios del planeta que aúnan valores astronómicos y sagrados, conformar una lista creíble y equilibrada y mundializar políticas para su gestión.
Se trata de una “oportunidad única”, apuntó Miguel Ángel Clávijo, director  regional de Patrimonio Cultural, de  de reflexionar sobre lo astrológico místico con un programa que incluye representantes del Vaticano, Montreal, de la Universidad de Dongguk de Corea, el Reino Unido, México, Perú, Italia, Alemania, Australia, Rusia y Estados Unidos, entre otros.

El Neolítico y la Edad de Bronce de Stonehenge, Celajes Sagrados del Nilo al Atlántico, el Jangar Mantar de Jaipur, fenómenos astronómicos en El Tajín, los Dólmenes de Antequera, Risco Caído, el Chankillo en Perú, una mirada al sol desde el alineamiento de Newgrange en Irlanda, la cultura talayótica de Menorca, los templos griegos con supuestas irregularidades que en realidad están relacionadas con creencias religiosas, la vinculación de la arquitectura religiosa cristiana con la astronomía son algunos de los asuntos que repasarán los expertos.

Observatorios y monasterios jesuitas, relojes astronómicos y meridianos, las ceremonias en Mali, la astronomía en la Polinesia, el patrimonio de los aborígenes australianos, los sitios arqueoastronímicos de Rusia, las asociaciones celestiales y religiosas en el norte de África y los observadores nativos de Estados Unidos tampoco faltarán a esta riquísima cita que demuestra que esta reunión es “en nombre de la humanidad”, concluyó Ramallo.