Conoce Gran Canaria

Agaete

Escudo Ayuntamiento de Agaete
Municipio de Agaete en Gran Canaria

Situación: Noroeste de Gran Canaria.
Superficie: 45,50 kilómetros cuadrados
Altitud: 270 m
Habitantes: 5.767 (Fuente: INE, Revisión de Padrón Municipal de Habitantes, 2012)
Distancia a la capital: 36 km
Web del ayuntamiento: http://www.aytoagaete.es/

La La primera impresión que recibe el visitante es la del resplandor de las casas encaladas de esta villa. El cuidado de fachadas contrasta con las tonalidades de las tierras y montañas que rodean el pueblo y que se rematan en el mar, con el espectacular paisaje de los riscos de Tirma y Tamadaba que se precipitan hacia el océano formando singulares figuras como el roque bautizado como Dedo de Dios.

Agaete cuenta con tres espacios diferenciados para visitar: el pueblo, el valle y el puerto de las Nieves. En el puerto se encuentra la modesta ermita de las Nieves que alberga un excelente tríptico flamenco atribuido a Joos Van Cleeve, además de un gran número de restaurantes de costa que aprovechan la visita de numerosos turistas que acuden a pasar el día en la playa disfrutando de un paisaje que invita a quedarse.
 
De camino al pueblo, se encuentra una casa de una gran importancia histórica, la Casa Fuerte, construida por Pedro de Vera en el segundo desembarco que hizo, en 1481, y que jugó un papel decisivo en la conquista, pues permitió la apertura de dos frentes en la isla y la distracción de las fuerzas de los canarios que así ofrecía menos resistencia ante los conquistadores.
 
En la Villa, encontramos la Iglesia de la Concepción, edificio de 1875 que sustituyó la anterior construcción destruida por un incendio. A pocos metros está el Huerto de las Flores, en el que se han reunido 105 variedades de flora de todo el mundo.

Poblaciones

El Valle, El Risco, El Sao, El Hornillo, Guayedra, Piletas, Las Nieves, Agaete (casco).

Mapa del Municipio


Ver mapa más grande

Uno de los principales símbolos de identidad en la isla de Gran Canaria es, sin duda alguna, la Fiesta de La Rama, en Agaete. Es la fiesta principal de la villa en honor a Nuestra Señora de Las Nieves, y declarada desde 1972 Fiesta de Interés Turístico Nacional.

El día 5 de agosto se celebra la fiesta principal en honor a la Virgen, pero es el día antes, el 4 de agosto, cuando tiene lugar la Fiesta de La Rama, donde miles de danzantes, al ritmo de las dos bandas de música del municipio, recorren la villa agitando ramas en el aire, hasta llegar al santuario de la Virgen de Las Nieves.
La Fiesta de La Rama, según algunos estudiosos en la materia, podría tener connotaciones similares al rito aborigen para la petición de la lluvia que hacían los aborígenes canarios trayendo ramas desde la montaña de Tirma para golpear el mar con las mismas mientras pronunciaban cantos como rogativa a Dios. En el caso de la actual Fiesta de la Rama de Agaete no se golpean las ramas en el agua, sino que se entregan a la Virgen en señal de ofrenda.

La segunda gran fiesta del municipio se celebra el 8 de diciembre: Fiestas de la Concepción. Es la fiesta de la parroquia de la villa. Las Fiestas de San Pedro tienen lugar el 29 de junio en el Valle de Agaete y también el centro de la celebración es la Bajada de La Rama, desde el Pinar de Tamadaba hasta el barrio de San Pedro el 28 de junio.
Los Carnavales también son una fiesta de gran tradición en el municipio, con el Entierro de la sardina como el acto más destacable.

Lugares de interés histórico cultural de Agaete

  • Yacimientos Arqueológicos: Una larga lista de yacimientos arqueológicos prehistóricos conforma el rico patrimonio arqueológico de La Villa de Agaete, en el cual podemos encontrar ejemplos de todas las manifestaciones culturales del primitivo poblador de Gran Canaria. Muestra de lo que el hábitat en casas de piedra lo encontramos en diversos yacimientos del Valle de Guayedra, en la playa de El Risco, en Tirma, La Palmita y lo que es el actual casco histórico de Agaete.
     
    La Villa de Agaete cuenta con una de las necrópolis tumulares más importantes de la isla; hoy en día podemos observar 645 estructuras tumulares, de tipología y dimensiones variables. Este yacimiento es conocido como Necrópolis del Maipés, y presenta itinerarios para la visita del público general. Pero no sólo encontramos túmulos en el Maipés; y son importantes asimismo los yacimientos de Guayedra, El Juncal, Lomo de Troya, etc.
     
    También abundan yacimientos de tipo económico como los concheros y los graneros excavados en la roca, destacando el de Vizvique en El Valle, el de Las Peñas en Agaete, o el de la Cueva en La Calera. Por último destacar la existencia de una serie de yacimientos que no se pueden catalogar con los anteriores sino que tendría más bien un sentido mágico-religioso.
     
  • Iglesias:
    • Iglesia de la Concepción: El actual templo data de 1874, fecha en la que el Obispo Urquinaona puso la primera piedra, reemplazando la primitiva edificación destruida el 28 de Junio de 1874 por un devastador incendio. Las características de este santuario se concretan en sus elevadas proporciones, su carácter ecléctico, en la distribución de su fachada en tres calles, así como en la sobriedad y monumentalidad de su interior distribuido en tres naves, la central más amplia. Es de destacar que todos los elementos se encuentran ejecutados en cantería roja, contrastando con lo blanco de los paramentos.
       
    • Ermita de las Nieves: La construcción de la Ermita de las Nieves de Agaete fue concluida en la segunda mitad del siglo XVI por Francisco Palomares. Esta edificación se encuentra ubicada en el Puerto de las Nieves, constituyendo un espacio que se ha ido poblando lentamente y en cuyo alrededor se emplazaron las casas de pescadores, tomando como eje matriz la ermita. Las torres y una ampliación son obras del siglo pasado, realizadas durante la mayordomía de D. Antonio de Armas.En su interior alberga un tríptico flamenco del siglo XVI de gran valor artístico, el Tríptico de La Virgen con el Niño, atribuido al pintor flamenco Joos Van Cleve. Mandado a traer desde Flandes por Antonio Cerezo y Doña Sancha Díaz de Zurita en el siglo XVI. Consta de un panel central bajo la advocación de la Virgen de las Nieves, y dos laterales con el patrocinio de San Antonio Abad y San Francisco de Asís. Completan los paneles dos medallones ovalados, con los retratos de los donantes, que fueron desgajados presuntamente en la segunda mitad del siglo XIX. Por calidades analíticas y pictóricas constituye una de las muestras artísticas más relevantes del archipiélago.
       
    • Ermita de San Sebastián: Construcción popular patrocinada por el Capitán Alonso Imperial en la segunda mitad del siglo XVII. La ubicación de la ermita, en la entrada del Municipio, no responde a un sentimiento arbitrario. Como Santo se le identifica con la peste, por tanto es costumbre situar las ermitas a él dedicadas a la entrada de los municipios. Su construcción se vincula con la tradición mudéjar evidenciada en muros de mampostería con techumbre a tres vertientes y en la decoración del artesonado.
       
  • Ayuntamiento: Otro ejemplo de vivienda de la burguesía canaria del siglo XIX y que perteneció a la familia de Armas es el actual edificio del Ayuntamiento. Este inmueble conserva algunos elementos de destacable interés arquitectónico, como el patio interior alrededor del cual se distribuyen las distintas dependencias, siguiendo el estilo de la arquitectura tradicional hispano-andaluza, de gran arraigo en Canarias
     
  • Escultura de San Sebastián: La imagen de San Sebastián data del siglo XIX, pero se emplaza en su ermita homónima, construcción del siglo XVII, ubicada en la entrada del Municipio. Este ejemplar escultórico constituye la obra de bulto redondo más importante de la Villa. Se atribuye esta obra al escultor y arquitecto José Luján Pérez, artista notable nacido en el vecino municipio de Sta. Mª de Guía en el siglo XVIII. Sus dimensiones son reducidas y proporcionadas.
     
  • Casa Fuerte: Para agilizar la conquista de Gran Canaria, el gobernador Pedro de Vera mandó crear un segundo frente de acción en la zona noroeste de Gran Canaria, localizándose en Agaete. Allí hizo construir hacia el mes de agosto - septiembre de 1481 una fortaleza sobre unos cimientos aborígenes, conocida por "Casa Fuerte" o "Torre Fortaleza". Terminada su fábrica dejó como capitán del destacamento a Alonso Fernández de Lugo, plantando alrededor de la misma el primer ingenio azucarero, que tuvo que vender para sufragar los gastos de la conquista de Tenerife. Una vez finalizada la conquista de Gran Canaria, sería el primer alcaide del lugar. Esta se encuentra entre el Puerto de las Nieves y Agaete, y ha sido declarada Bien de Interés Cultural por la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Canarias.

Lugares de interés general de Agaete

  • Puerto de Las Nieves: Impresionantes acantilados que surgen desde el mar hasta el Pinar de Tamadaba destacando la visión del dedo de Dios, formación rocosa desgajada del conjunto. El puerto de Las Nieves se el lugar idóneo para darse un buen baño en las limpias aguas del Atlántico y recrear la vista en los atardeceres contemplando la majestuosidad del Teide sobre el océano.
     
  • Valle de Agaete: Barrio de San Pedro, Vecindad de Enfrente, Casas del Camino, Los Berrazales, El Sao y El Hornillo.

    Siguiendo el itinerario apuntado se podrá contemplar la belleza de sus agrestes paisajes, a través de la carretera que serpentea el margen derecho del Barranco de Agaete. Visión paralela es la de Tamadaba con sus frondosos pinares. El exuberante colorido está presente en todo el recorrid

    En los Berrazales se encuentra ubicado un manantial de agua minero-medicinal y el Hotel Guayarmina; junto a ellos un edificio antiguo destinado hoy en día al Proyecto Esperanza (Centro de Rehabilitación de Alcohólicos).

    Huerto de las Flores "...un perfecto jardín de vegetación lujuriante, con cafetos, granados, flores, melocotoneros, un gran eucaliptus, y otros árboles de los que desconocía su denominación. Olive Stone (1887).

    Situado en el centro de la villa. Es un jardín botánico con especies y variedades de todo el mundo. Entre su REVISAR frecuentes las tertulias de las personalidades de época, tales como Alonso Quesada, Claudio de La Torre, Saulo Torón, Nestor de la Torre o Salvador Rueda.
     
  • Barranco de Guayedra: Profundo barranco que desemboca en el mar, en los que sería la playa que lleva su mismo nombre. Declarado Paraje Natural por sus valiosos testimonios tanto geológicos, naturales, como faunísticos. En el aspecto geológico, destacan los diques basálticos que cortan la orografía del terreno desde la costa hasta el arranque de los escarpados riscos del Pinar de Tamadaba. Por otro lado, destacar también la abundante presencia de endemismo de la flora y fauna de Canarias.
     
  • Necrópolis Prehispánica: Posee unas dimensiones alrededor de 200.000 metros cuadrados, en el cual se asientan los restos arqueológicos de más de setecientos enterramientos tumulares, pertenecientes a los antiguos canarios. Dicho espacio está declarado monumento histórico artístico publicado en el Real Decreto 1.866/1.973 de junio de 1.973 del Ministerio de Educación y Ciencia, siendo un Bien de Interés Cultural. En cuanto a sus valores naturales y paisajísticos, el Malpaís de Arriba, está incluido en el espacio natural del Valle de Agaete, por su importancia a nivel botánico, faunístico y geomorfológico.
     
  • Auditorio Los Chorros: Situado en el Barranco de Agaete. Destaca por las cualidades acústicas que le proporciona su entorno natural. La belleza y majestuosidad del paisaje que rodea al Auditorio así como el gran aforo del que dispone hacen de él un lugar idóneo para la celebración de eventos dedicados a las distintas facetas artísticas.
     
  • Parque Arqueológico del Maipés: Lugar que se convertirá espacio para la realización de actividades de tipo cultural: congresos, jornadas, exposiciones, etc.
     
  • Caseríos del Sao y El Hornillo: Se encuentran a una altitud de 520 y 750 metros de altitud respectivamente. En la primera mitad del siglo XIX surge el primer núcleo de medianías del Municipio, El Hornillo, destacando por el conjunto de casas-cuevas que en el mismo predominan en contraposición a la vivienda tradicional del Sao, que es la casa de azotea. El acceso a la zona del Hornillo se efectúa a través de un camino real desde El Sao, o por carretera, subiendo por el Barrio de Caideros, en Gáldar. El Sao y el Hornillo son pagos, reductos de civilizaciones pretéritas. Núcleos rurales en estado de casi abandono. El hábitat en el Hornillo se produce en cuevas perforadas en las rocas de fuertes acantilados que alcanzan hasta los 100 metros. Su medio de vida es la agricultura, para lo cual aprovechan las minúsculas mesetas orográficas que, mediante bancales de mampostería ordinaria escalonan la fuerte pendiente y permiten desarrollar los cultivos mediante los que subsistir.
     
  • La Palmita: Parque merendero con una muestra de la vegetación típica del cardonal-tabaibal y un conjunto escultórico, entre el que se encuentran obras del artista grancanario Tony Gallardo. Aquí también está situado un albergue que gestiona el departamento de Medio Ambiente del Excmo. Cabildo de Gran Canaria.
     
  • Playas del Municipio:
    • La Playa del Juncal: Limita con el Municipio de Gáldar, playa de piedra con aguas tranquilas. Acceso a pie.
       
    • Playa de la Caleta o el Turmán: Bahía situada entre el Juncal y Las Salinas, se trata de una caleta de piedras, con oleaje moderado. Acceso a pie.
       
    • Las Salinas: Situada en la desembocadura del Barranco de Agaete, de piedra y con oleaje moderado. Acceso a pie.
       
    • Playa de Las Nieves: Playa frente al muelle actual, de piedras y aguas tranquilas. De fácil acceso.
       
    • Playa del Muelle: Situada a la izquierda del Muelle antiguo, de piedra y arena y oleaje moderado. De fácil acceso.
       
    • Playa de Guayedra: Situada en la desembocadura del Barranco de Guayedra, playa de piedra y arena negra, ventosa y con fuerte oleaje. Acceso sólo con vehículo todo terreno y a pie.
       
    • Playa de Sotavento: Acceso a través del Barranco de Guayedra, situada a la izquierda de la Playa de Guayedra, de arena y piedras, con fuerte oleaje y ventosa. Acceso con vehículo todo terreno y a pie.
       
    • Playa del Risco: Situada en el Barrio del Risco, de arena, grava y piedras, playa ventosa y fuerte oleaje, de fácil acceso.

Con el topónimo Agaete, las Crónicas de la Conquista de Gran Canaria hacen referencia al poblado principal del bando o cantón aborigen asentado en el actual término municipal de igual denominación, en la banda de poniente de la Isla. El topónimo prehispánico aparece como Lagaete durante todo el período moderno, para retornar posteriormente a su primitivo origen.

El primer ocupante del territorio fue la comunidad aborigen integrada desde el punto de vista social y político en el guanartemato de Gáldar, a raíz de la fragmentación del territorio insular en dos reinos en fechas próximas al inicio de la conquista castellana (1478). La gran cantidad de yacimientos arqueológicos encontrados en esta localidad confirman la existencia de importantes asentamientos prehispánicos anteriores a la conquista de Gran Canaria, así como el interés que despertaba Agaete dentro del Guanartemato de Gáldar, debido, fundamentalmente, a su ubicación costera y a la gran riqueza de recursos de sus valles.
 
Las investigaciones arqueológicas realizadas hasta el momento sobre un patrimonio que ha sufrido un deterioro continuado a lo largo de los siglos, atestiguan la riqueza de su sociedad aborigen. Destaca la gran necrópolis del Maipes de Agaete, con más de un millar de túmulos, cuyo trazado reproduce el modelo tumular característico de las áreas de malpaís. El segundo enclave arqueológico se encuentra en el Valle y Roque de Guayedra, donde se han aislado los distintos modelos de ocupación del territorio: hábitat en viviendas de superficie y en cuevas naturales, así como cuevas funerarias y enterramientos tumulares. Por último otros conjuntos de gran interés son las cuevas de habitación de El Juncal y del Moro, ésta con arte rupestre, o la de Visvique, con silos o graneros abiertos en la roca.
 
El territorio presentaba condiciones favorables para la economía aborigen. Sus extensos pastizales alimentaban los rebaños de cabras y ovejas, y las terrazas irrigadas del valle permitían el desarrollo de una agricultura de regadío, básicamente legumbres que complementaban una dieta basada en la cebada, principal cereal de la dieta aborigen. El litoral ofrecía además condiciones para la actividad pesquera; una actividad que durante el período posterior mantuvo su prestigio en la economía insular.
 
Es probable que, tal como sucedió en las costas de la Aldea de San Nicolás, hubiera contactos entre los europeos y la población de Agaete, aunque el desenlace de estos primeros encuentros entre los navegantes europeos y los jefes indígenas (orientados sobre todo al tráfico esclavista y al intercambio de orchilla y sangre de drago a cambio de objetos manufacturados, especialmente de útiles de hierro) nos es desconocido.
 
No obstante, en 1478 se inició la conquista insular por las fuerzas castellanas al mando de Juan Rejón, sustituido por Pedro de Vera en 1480, el cual dispuso la construcción en Agaete de una torre o fortaleza desde la cual someter la resistencia indígena en una maniobra de tenaza que supondría el principio del fin de la resistencia de los canarios. Al frente de esta casa-fuerte se puso a Alonso Fernández de Lugo. Concretamente en el año 1481, la Villa constituyó un enclave crucial desde el cual los castellanos, a través de su puerto natural, el conocido hoy como Puerto de las Nieves, conquistaron la isla. Este puerto fue el elegido por los castellanos para arribar sus flotas y proceder al apresamiento del Guanarteme de Gáldar, jefe aborigen con gran preponderancia política en todo el centro y oeste insular, que los europeos identificaron con reyes por el modo de gobernar. Esta torre fortificada sirvió como base de operaciones, y se la denominó más tarde Casa Fuerte o Torre Fortaleza.La citada torre tuvo como primer alcaide a Alonso Fernández de Lugo, futuro Adelantado de Tenerife y La Palma, siendo su gesta más importante la captura del guanarteme de Gáldar, Thenesor Semidán, quien, posteriormente fue bautizado con el nombre de Fernando Guanarteme por los Reyes Católicos, ejerciendo el papel de mediador entre los castellanos y los canarios.
 
Finalizada la conquista en abril 1483, quedó como alcaide de la fortaleza de Agaete, Alonso Fernández de Lugo, quien dio nombre al Lugar, Puerto de las Nieves, por la devoción de la Virgen de las Nieves que le acompañó en su empresa conquistadora, no sólo aquí, sino más tarde, en La Palma y Tenerife.
 
Finalizadas las contiendas bélicas y a partir del triunfo castellano, se instala un nuevo orden económico y social, llevándose a cabo el repartimiento de tierras recibiendo la familia de don Alonso las mejores tierras y más ricos manantiales de este valle. Otro de los grandes beneficiados fue el genovés Antón de Cerezo y su hijo Francisco Palomares. Unos y otros plantaron viñas y levantaron potentes ingenios azucareros. La buena marcha de esta actividad permitió la rápida repoblación de la zona, debido a la demanda de mano de obra tanto asalariada como esclava y, por otro lado, conectó al Puerto de las Nieves con los mercados europeos, especialmente en el comercio de azúcar con Holanda.
 
En este momento pasan a formar parte de la población de la zona, entre otros, genoveses, castellanos y la población aborigen que sobrevivió, formando entre todos una nueva sociedad que basó su economía en las labores agrícolas y el comercio de exportación de materias primas.
 
A partir de entonces y a comienzos del siglo XVI, el puerto de Agaete fue escala forzosa de las naves con destino al norte de Europa, además de servir de fondeadero a los buques que comerciaban con la isla de Tenerife; fue parada obligada de correillos y transeúntes, nexo de unión vital con la Aldea de San Nicolás y paso obligado de buques. Debido a la prosperidad de este comercio azucarero, Antón Cerezo y su mujer Sancha Díaz de Zurita hicieron traer un Tríptico de Flandes con la devoción a la Virgen de las Nieves, Tríptico de gran valor artístico, que hoy se venera en la Ermita que lleva su mismo nombre.
 
El entramado urbano surge en dos núcleos del Lugar: el primero se desarrolló en torno a la Casa Fuerte en el Puerto de las Nieves y el segundo se constituyó en los alrededores de la Iglesia de la Concepción, construida sobre 1515.
 
No obstante en el transcurso del siglo XVI, estos brillantes inicios no tardaron en desaparecer debido a la competencia de la economía azucarera americana, manteniéndose los vínculos mercantiles del exterior con una producción de vinos de inferior calidad, destinados a mercados poco exigentes.
 
A comienzos del siglo XVII, Agaete, como el resto de la Isla, cae en un proceso de deterioro económico y social. Parte de su población se desplaza a otras zonas provocando un estancamiento en su desarrollo demográfico. Las tierras, dedicadas al cultivo de cereales, como el millo, que comienza a introducirse en este siglo, o al cultivo vinícola pasan a convertirse en propiedad del grupo de poder que amortizan las mejores tierras dejando reducidos espacios de explotación para el resto de la población.
 
Durante el siglo XVIII , el lugar inició una lenta recuperación demográfica, dando así lugar a la formación de los principales núcleos de población que conformaron el municipio , tal es el caso de: El Valle, El Sao, o El Hornillo.
 
La agricultura siguió siendo durante los siglos posteriores el motor de la economía de Agaete, experimentando un impulso a partir del siglo XIX con la introducción de la cochinilla y posteriormente el tomate, produciéndose en este período la construcción de un nuevo muelle con el que se hace más fluido el comercio con el resto de las islas y en especial con Tenerife, desarrollándose, a partir del mismo una importante burguesía comercial junto a los terratenientes agrarios, conformando ambos las élites del Municipio. Es precisamente en esta época con este desarrollo de esta clase social burguesa, cuando se produce la edificación de diferentes inmuebles con objetivos sociales y económicos.
 
La actividad agrícola, pesquera e industrial - fábrica de calzados y embotelladora de agua mineral - crearon una etapa de relativo bienestar económico y una creciente conciencia de clase en el seno del campesinado, cuya situación continuó en los mismos términos de carestía y precariedad que en los siglos anteriores. El periodo de paz social concluyó con violencia cuando la crisis mundial de 1929 arruinó la economía exportadora local.
 
Las décadas posteriores a 1940 supone los indicios de una cierta recuperación económica, debido a la recuperación de los mercados de tomates y plátanos, tocando a su fin, en la actualidad, su historia agraria, ya que sus expectativas económicas se dirigen fundamentalmente hacia el desarrollo del sector servicios, hoy por hoy y debido a la escasez de agua y al desarrollo turístico de la isla, predominan las actividades del sector terciario como la hostelería y la restauración frente al primario. Dentro de este último, la agricultura y ganadería ocupan aún una parcela relevante en la economía del Lugar; aunque menor en relación al turismo, que es hoy por hoy la actividad dominante.
 
En la actualidad, son las fincas de frutas tropicales (mangas, papayas, café, aguacates, naranjas, etc.), las que marcan la producción del sector primario mientras que, en cuanto a la ganadería, es la elaboración artesanal de queso de cabra, la actividad predominante. Por su parte, la pesca artesanal constituyó una base importante de la economía municipal si bien, en el momento actual, sólo un pequeño porcentaje de la población de este municipio se dedica a esta actividad.

Galería multimedía de Agaete