Conoce Gran Canaria

Agüimes

Escudo Ayuntamiento de Agüimes

Situación: Laderas sudorientales de la isla de Gran Canaria.
Superficie: 79,28 kilómetros cuadrados
Altitud: 270 m
Habitantes: 29.912 habitantes (Fuente: INE, Revisión de Padrón Municipal de Habitantes, 2012)
Distancia a la capital:
Web del ayuntamiento: http://www.aguimes.es

Municipio de Agüimes en Gran Canaria


La Villa de Agüimes se encuentra situada en el sureste de la isla de Gran Canaria. Desde el caserío tradicional de Temisas, en la zona más alta del municipio, hasta el pueblo pesquero de Arinaga. Agüimes une su historia, sus yacimientos aborígenes, su arquitectura tradicional y sus hermosos paisajes a la hospitalidad de sus habitantes y su gran riqueza folklórica y artesanal.

 
Desde el siglo XV y hasta las Desamortizaciones del XIX, este municipio fue feudo de la Cámara Episcopal y del Obispo de la Diócesis Canariense. Testimonio de aquella época son el Palacio Episcopal y la Iglesia Parroquial, que tiene un cierto aire catedralicio.
 
Agüimes tuvo una gran importancia como enclave de los pobladores prehispánicos, tal como queda reflejado en el Roque Aguayro, de significado religioso y con varios yacimientos arqueológicos en su entorno, así como el Barranco de Balos, donde localizamos un bloque de basalto con unos 600 m. de longitud en el que existen numerosos grabados y figuras antropomorfas que podrían estar relacionados con rituales en torno al agua o la fecundidad.
 
Con el fin de potenciar el turismo rural se ha rehabilitado el antiguo Ayuntamiento y la "Casa de los Camellos", antiguo establo usado para estos animales cuando se utilizaban como medio de carga o transporte. Esta misma circunstancia se sucede en el bello caserío de Temisas, que posee el mayor olivar de Canarias, compuesto por una especie autóctona de olivos (V.V.A.A.: Canarias isla a isla, 2000, p. 320.).

Poblaciones
Guayadeque, Temisas, Los Corralillos, La Goleta, Cruce de Arinaga, Polígono Residencial de Arinaga, Playa de Arinaga, Llanos Prietos, Las Rosas, Vargas, Montaña de Los Vélez, La Banda.

Mapa del Municipio

Ver mapa más grande

Entre las fiestas populares del municipio de Agüimes destaca las Fiestas de Ntra. Señora del Rosario con actos como la 'Traída del Agua y del Gofio', una celebración tradicional que atrae a cientos de visitantes el último sábado del mes de septiembre, rememorando la antigua costumbre de llevar al molino este elemento fundamental de la gastronomía canaria.
Las fiestas de Nuestra Señora del Rosario han sido declaradas de Interés Turístico Nacional.
Otro de los actos a destacar es el "Encuentro en el Casco" durante el que las esquinas y rincones del centro de Agüimes se pueblan de folklore, tipismo y comida tradicional.

En agosto se celebra ‘La Vará del Pescao', un encantador recorrido por las calles del pueblo marinero de Arinaga acompañado de folklore, música y sardinas frescas asadas.
En mayo son las Fiestas de San José Obrero, que el pueblo de Arinaga dedica al aparcero y al pastoreo. La tradición agrícola y pastoril del barrio del Cruce de Arinaga se refleja en esta festividad: la ‘trasquilá' de ovejas y la ‘ordeñá' de cabras y vacas, la elaboración y degustación de quesos tradicionales y la demostración de juegos y deportes tradicionales son algunas de las actividades que se podrán apreciar.
Por último, en febrero, Agüimes celebra uno de los carnavales más tradicionales y populares de Gran Canaria, con el día del ‘Carnaval Antiguo', concursos de murgas y el Reci-Drag Queen.
 

Lugares de interés histórico cultural de Agüimes

  • Morro del Cuervo: Existen en La Montaña de Agüimes vestigios arqueológicos, con muestras de arte rupestre y cuevas de habitación aborígenes. El yacimiento más destacado es el llamado Morro del Cuervo, donde se localiza un singular conjunto de petroglifos.
     
  • Arte Sacro: Fruto de la herencia religiosa de la Villa, es de resaltar en Agüimes el arte sacro, que recorre su historia desde el gótico flamenco, sin olvidar el barroco, hasta el neoclásico, representado en la Iglesia de San Sebastián. Aún se conservan algunas obras de arte de gran valor en las iglesias del término a pesar de la desaparición de algunas muy importantes.
     
  • El Templo Parroquial de San Sebastián: Mantiene una gran riqueza en imágenes de artistas como Luján Pérez, Martín de Andújar, Lorenzo de Campos, de la Escuela de Sevilla y otras. La construcción comenzó en 1796 y terminó en 1940, siendo la tercera iglesia ubicada en el mismo solar. Es la principal iglesia del municipio y fue declarada Monumento Histórico Artístico Nacional en 1981.
     
  • La Ermita de Temisas: Debemos destacar igualmente, la Ermita de Temisas, construida en 1730 y la capilla de Guayadeque, excavada en piedra. Hay iglesias en el Cruce de Arinaga y ermitas en La Goleta y Las Rosas.

Lugares de interés general de Agüimes

  • Reserva Natural Especial de Los Marteles: Ocupa una superficie de unos 3.570 Ha. y ofrece un paisaje montano de gran belleza con algunos elementos geomorfológicos destacados, como la Caldera de Los Marteles, entre otros.
     
  • Monumento Natural del Roque Aguayro: El Roque Aguayro constituye un elemento paisajístico muy destacado, que domina y caracteriza la zona, al tiempo que es una formación natural de interés científico. Junto a estos valores estéticos, destacan otros de carácter cultural debido a la presencia de petroglifos aborígenes en el Lomo de los Letreros.
     
  • Monumento Natural de Arinaga: Este espacio natural se centra en torno a la Montaña de Arinaga. Además de la vegetación, de la que sobresalen algunos endemismos, y la fauna existente en la zona, se ubican dentro de este monumento el antiguo faro, las salinas y unos antiguos hornos de cal. Además existen unas instalaciones militares subterráneas en desuso que albergarán en breve un gran centro de ocio y cultura.
     
  • Monumento Natural de Guayadeque: Este espacio natural de gran belleza y largo recorrido, flanqueado por laderas escarpadas de varios cientos de metros de altura, constituye uno de los lugares de mayor interés arqueológico de Gran Canaria, y posee una fauna y flora rica en endemismos. Debido a su importancia se encuentra en este "Guayadeque de Barranco del Interpretación Centro el natural monumento"
     
  • Las Salinas: Aún se conservan las salinas de Vargas y Arinaga, exponentes de una actividad artesanal de siglos en nuestro litoral.
     
  • Fondo submarino de la Playa de Cabrón: Es sin duda uno de los de mayor belleza del archipiélago canario, idóneo para la práctica del buceo.
Antes de la Conquista, esta zona era conocida como "Ariganez" o "Argonez", y en ella existía una densa población aborigen.
 
Se han realizado diversas investigaciones de mano de importantes prehistoriadores, a través de las cuales sabemos que, al igual que otros grandes barrancos de la isla, el Barranco de Guayadeque fue el lugar de encuentro de las grandes oleadas de población beréber o camítica, que llegaron poco a poco y fueron ocupando estas islas antes de la llegada de los conquistadores europeos.
 
Las características medioambientales de la zona, unidas a las condiciones geográficas del barranco, convertían a éste en un lugar ideal para el asentamiento de las poblaciones prehispánicas; que ocupaban las zonas más altas, asegurando la defensa contra cualquier posible invasor. Así pues, es de suponer que se escogieran como habitáculos e incluso como lugares de enterramiento las cuevas más altas y estrechas, cuyo acceso resultara muy difícil para un eventual atacante.
 
La riqueza arqueológica de este barranco queda atestiguada por los interesantes yacimientos y la gran cantidad de restos antropológicos encontrados, una gran parte de los cuales está custodiada por El Museo Canario de Las Palmas de Gran Canaria.
 
Todo esto convierte a Guayadeque en una de las mayores y más destacables necrópolis prehistóricas de cuevas naturales que se conocen en las Islas Canarias.
 
También se han encontrado interesantes yacimientos arqueológicos en la Montaña de Agüimes y en las Cuevas de la Audiencia y Risco Pintado en Temisas. De especial interés son asimismo los Petroglifos del Barranco de Balos cuyas inscripciones en lengua líbico-beréber, y sus similitudes con los motivos encontrados en las pinturas rupestres y las pintaderas propias de Gran Canaria, sugieren algún significado religioso o testimonial relacionado con la sacralización de la comunidad o del territorio.
 
La Villa de Agüimes, fundada hace más de 500 años, nació a raíz de la Conquista y se extendía además por toda la zona que actualmente ocupa el Municipio de Ingenio y gran parte de Santa Lucía.
 
Agüimes ostentó, desde los primeros tiempos y durante más de tres siglos, un lugar privilegiado por su calidad de feudo episcopal, otorgamiento singular que fue concedido por los Reyes Católicos el 20 de enero de 1487, tras la petición del dominio del lugar por el Obispo Frías como pago por los derechos que éste aportó para la Conquista y por los méritos obtenidos. Anecdóticamente, el otorgamiento se produce dos años después de la muerte de Frías en Sevilla.
 
Los Obispos que disfrutaron de la prebenda de ser Señores de Agüimes fueron un total de cuarenta y cinco, siendo el primero D. Juan de Frías y el último el Obispo Verdugo en el siglo XIX.
 
El Señorío de Agüimes era un señorío territorial y bajo jurisdicción eclesiástica, donde el Prelado y sus sucesores eran dueños absolutos de las tierras y de sus frutos, pudiendo arrendar, cobrar la renta y todas las otras cosas del lugar y Heredamiento de Agüimes. Asimismo, les correspondía el derecho de nombrar al alcalde, juntamente con otro de nombramiento real. Los conflictos con el Cabildo de la Isla y con el Gobernador de resultas de esta dualidad administrativa fueron frecuentes a lo largo de todo el Antiguo Régimen. Según consta en la Sentencia dictada por el Consejo de Castilla el 23 de diciembre de 1516 en el pleito contra el Obispo Muros, el Señorío de Agüimes estaba exactamente delimitado por grandes mojones que lo separaban del resto de Gran Canaria.
 
Debido a su condición de Cámara Episcopal, lugar de descanso de los Obispos, el pueblo de Agüimes creció sumido en un profundo ambiente religioso. El año 1530 es una fecha a destacar en los comienzos de la historia de Agüimes, puesto que estuvo muy cerca de perder su categoría de Villa, Parroquia, Capital del Señorío y Cámara Episcopal en beneficio de Ingenio, debido a la pujanza económica de éste, asociado al negocio azucarero.
 
En el siglo XVI la economía de la Villa de Agüimes dependía del trigo, la cebada, el azúcar y algunos cultivos de huerta. Llegado el siglo XVII se expande el cultivo del maíz, al igual que en el resto de la isla, ante las carencias continuas de trigo y cebada; igualmente nos encontramos con el cultivo de la papa, proveniente de América. En el siglo XVIII los cultivos no se diferenciaron, aunque aparece también el cultivo de lentejas, habas y judías. Esta misma situación nos la volveremos a encontrar en el siglo XIX, y se uniría a los cultivos ya existentes la producción de frutos, como los olivos, las higueras, limoneros, albaricoqueros, etc.
 
La Villa de Agüimes, dejó de ser feudo episcopal y perdió su condición de Señorío, al igual que el resto del país, por un Decreto de las Cortes de Cádiz el 6 de agosto de 1811, siendo Obispo D. Manuel Verdugo, pero sólo en el aspecto jurisdiccional. En el aspecto territorial, la Iglesia continuó ejerciendo el dominio sobre todo el municipio, que incluso siguió titulándose Cámara Episcopal en los papeles oficiales. Sin embargo, su territorio se vio reducido tras la emancipación de Ingenio en 1816.
 
Llegados a la época actual podemos comprobar que la agricultura sigue siendo parte importante de la vida de Agüimes; ocupa a un 10% de la población, existiendo un alto porcentaje de mujeres, especialmente en labores de empaquetado. Las hortalizas constituyen las producciones más importantes, destacando la cosecha de tomates, pepinillos y zanahorias. Las tierras de regadío se dedican a una variedad considerable de productos, las ya mencionadas hortalizas, los cereales, cítricos, olivos y cultivos forrajeros, sobre todo.


Galería multimedía de Agüimes