Ecoparque Gran Canaria Sur

El Ecoparque Gran Canaria Sur (Complejo Ambiental de Juan Grande), con una superficie de 41,33 Ha., gestiona los residuos domésticos (excepto vidrio, papel y cartón, que son enviados directamente a los recicladores), entregados por los servicios de recogida de residuos de los municipios de Telde, Valsequillo, Ingenio, Agüimes, Santa Lucía de Tirajana, San Bartolomé de Tirajana, Mogán y La Aldea de San Nicolás.

Sin embargo, los residuos de envases recogidos en estos municipios son trasladados a la Planta de clasificación de envases del Ecoparque Gran Canaria Norte, con capacidad para tratar todos los envases de la isla.

El modelo de gestión de residuos implantado en el Ecoparque Gran Canaria Sur busca dar tratamiento a las diferentes entradas de residuos de la forma más eficiente posible, consiguiendo la máxima valoración material y energética y minimizando los rechazos a eliminar en el Depósito Controlado (vertedero).

Instalaciones del Ecoparque Gran Canaria Sur

 

 

Planta de selección y clasificación de la Fracción Resto (Todo-Uno)

En esta planta se tratan los residuos procedentes del contenedor de fracción resto (contenedor gris). Su capacidad máxima es de 220.000 toneladas/año.

En esta planta, acorde a la legislación europea y estatal, se separa principalmente la materia orgánica, así como aquellas fracciones de los residuos domésticos que no se hayan depositado en los contenedores de recogida selectiva de la vía pública (papel/cartón, envases ligeros y vidrio) o en los puntos limpios, son separados de otros materiales (materia orgánica y otros), para ser incorporados a la cadena de reciclaje, antes de ser desechados definitivamente.

Sin embargo, estos productos (especialmente el papel y cartón), al ser mezclados con otros materiales y, sobre todo, con materia orgánica, pierden su valor.

La instalación incluye los últimos avances tecnológicos, de tal manera que la mayor parte de los procesos son totalmente automáticos.

Etapas del proceso de tratamiento:

Una vez los vehículos que transportan los residuos son recepcionados en báscula, quedan autorizados a realizar la descarga del residuo en el foso de la planta, donde son almacenados, para su posterior tratamiento, en el área de descarga y acopio de residuos.

El tratamiento, propiamente dicho, se inicia en el punto de alimentación de las líneas, que son alimentadas mediante un pulpo, que recoge los residuos del foso.

Los residuos son transportados automáticamente, a través de cintas de alimentación, hasta un trómel que mediante mallas con distintas perforaciones realiza una criba (haciendo movimientos giratorios), para separar los residuos según su tamaño.

  • Malla de hasta 80 mm.: Se obtiene una Fracción rica en materia orgánica, que se deriva a la Planta de Bioestabilización, previa separación de aquellos elementos no interesantes para el proceso de tratamiento de la materia orgánica o que puedan tener algún interés para su valorización como recuperado.
  • Malla de 80-150 mm.: Esta Fracción contiene gran cantidad de elementos recuperables y/o valorizables (envases pequeños, como vasos de yogur, brick de zumo pequeños...), que se encuentran fuera de las bolsas de plástico. El objetivo fundamental es poder llevar la máxima cantidad de estos elementos al sistema de selección automática (separador óptico).
  • Malla de 150-250 mm.: En esta fracción, igual que en la anterior, se encuentra gran cantidad de elementos recuperables y/o valorizables (envases medianos como botellas de agua, brick de leche...), que están fuera de las bolsas de plástico. Esta fracción es conducida al separador balístico, donde se realiza una separación densimétrica de aquellos productos que tienen como posibles destinos, ser embalados como CSR (combustible sólido recuperado), ser seleccionados como papel o, en su defecto, ser considerados rechazo de planta. El resto de los productos obtenidos en el balístico (rodantes) pasan al sistema de separación automática, que es el responsable de la segregación de los subproductos a recuperar (PET, PEAD, Briks).
  • Malla de 250-350 mm.: Esta fracción también posee una gran cantidad de elementos recuperables y/o valorizables pero, a diferencia de las fracciones anteriores, los productos valorizables estarán contenidos en bolsas. Igualmente, la idea fundamental para el tratamiento de esta fracción es poder llevar la máxima cantidad de recuperables al sistema de selección automática. Una cabina de triaje permite que los operarios retiren, de forma manual, todos aquellos elementos que puedan provocar algún problema en la línea de tratamiento aguas abajo, a partir de este punto, así como la recuperación de determinados materiales, como vidrio y pequeños aparatos eléctricos y electrónicos. Con la intención de mejorar el ratio de recuperación de aquellos elementos recuperables, esta fracción pasa por un abrebolsas previamente al envío de los residuos a un separador balístico, en el cual se clasifican los residuos en planares o rodantes. Estos últimos pasan al sistema de separación automática, que es el responsable de la segregación de los subproductos a recuperar (PET, PEAD, Briks).
  • Fracción >350 mm.: El rebose de trómel es la última fracción que se puede obtener por separación granulométrica. En ella se encuentran los residuos que no están sujetos a una recuperación mediante el sistema automático y que, en todo caso, su recuperación se efectúa de manera manual en la cabina de voluminosos (cartón, plástico rígido, principalmente cajas de frutas y film (PEBD)).

Una segunda línea de triaje recibe el flujo de planos de balístico (cajas de cartón), para permitir la recuperación de cartón.

Además, esta planta dispone de una línea de prensado de combustible sólido recuperado (CSR), que se alimenta de los distintos flujos de rechazo originados en el proceso de selección. Este CSR, prensado y retractilado, es almacenado como reserva de combustible para la futura Central de Valorización Energética.

Tratamiento de voluminosos

Los residuos voluminosos (muebles y enseres) que se reciben en el Ecoparque, son tratados en esta planta.

De forma simple y eficaz, se les aplica una selección primaria, una trituración y una separación férrica, para permitir la recuperación de cartón, plásticos industriales y madera.

El proceso comienza con la llegada del residuo a la playa de recepción y almacenamiento. Un pulpo móvil o cargador industrial, operado por un maquinista, alimenta el equipo de trituración, que se utiliza para la reducción de volumen de determinados productos considerados como rechazos (mezcla de residuos, textil...), así como para la adecuación de ciertos flujos de materiales recuperados (madera, metales, plásticos).

El operario, además, se encarga de las siguientes operaciones:

  • Organización del material acumulado en la playa, para garantizar la necesaria disponibilidad de espacio de descarga directa de los camiones de recogida.
  • Separación de aquellos elementos mezclados con el voluminoso que pudieran poner en peligro la integridad del triturador (piedras, materiales férricos de gran tamaño, etc.). Dichos elementos se colocarán en contenedores, para su posterior gestión.
  • Mantenimiento correctivo, con ayuda del personal asignado.

De los trabajos de trituración, se obtiene:

  • Madera limpia: su objetivo es su venta para la fabricación de aglomerados.
  • Madera con metales: la aplicación de una separación magnética, permite la venta de los elementos férricos. El triturado de la madera tiene como destino su venta como aglomerados o, en caso contrario, su disposición hacia un depósito controlado.
  • Colchones: su trituración se realiza con la intención de reducir al máximo los volúmenes de transporte al depósito controlado y hacia el vaso de vertidos, además de obtener elementos férricos.
  • Otros residuos: aquellos que no pueden valorizarse y tienen como destino final el depósito controlado.

Tratamiento de residuos de construcción y demolición (RCDs)

En el Ecoparque Gran Canaria Sur se tratan los residuos de construcción y demolición (RCDs) procedentes únicamente de los Puntos Limpios de la Isla.

El proceso comienza con la recepción del RCD (escombros) en la playa de descarga, para su almacenamiento y posterior envío a la machacadora con un pulpo móvil o cargador industrial, operado por un maquinista.

Además de alimentar el equipo de machaqueo, este operario se encarga de las siguientes operaciones:

  • Organización del acumulado del escombro en la playa de descarga, para garantizar la necesaria disponibilidad de espacios.
  • Separación de los elementos valorizables, peligrosos o que no debieran ser procesados por el equipo de machaqueo.
  • Mantenimiento correctivo, con ayuda del personal asignado.

De los trabajos de valorización de los escombros se obtiene:

  • Recuperación de subproductos, para la obtención de elementos férricos, madera, cartón y plásticos.
  • Recuperación de áridos, que se usarán para la gestión del depósito controlado del Ecoparque Gran Canaria Sur.

El material procesado, con una granulometría aproximada de 40 mm., es utilizado preferentemente para la adecuación de viales internos del propio complejo ambiental.

Planta de Bioestabilización

Con la finalidad de tratar la materia orgánica previamente seleccionada en la planta de selección y clasificación de fracción resto (MOR), se ha instalado una planta de compostaje, cuya capacidad es de 110.000 toneladas/año.

Esta nave de bioestabilización realiza este proceso, mediante dos reactores de compostaje intensivo y continuo. Se trata de una tecnología robusta que ofrece el mercado para el tratamiento aerobio de residuos orgánicos con elevada fermentabilidad y presencia de impropios. En cuatro semanas se consigue reducir masa, volumen, contenido en humedad y fermentabilidad.

Al final de esta instalación, una nave de afino de compost facilita la obtención de un flujo de material cribado, como producto terminado, y un rechazo, con destino al vaso de vertido, así como otros valorizables (vidrio).

Planta de compostaje de restos vegetales y residuos biodegradables

Esta instalación ha sido habilitada en el Ecoparque Gran Canaria Sur para el tratamiento de las 18.000 toneladas/año de los restos vegetales (RV) y de las 10.000 toneladas/año de fracción orgánica, procedente de grandes productores.

Con una capacidad de 38.000 toneladas/año, se emplean túneles GORE®Cover para su tratamiento (descomposición) y posterior maduración, asistida por máquina de volteo.

La naturaleza de la mezcla, principalmente compuesta por residuos verdes leñosos, obliga a disponer de tiempos de proceso largos para garantizar una correcta degradación y maduración. Como resultado, se espera obtener un compost de gran presencia y con muy buenas aptitudes agronómicas, para su utilización como enmienda y fertilizante orgánico.

El proceso de compostaje se inicia en un depósito rectangular, en forma de túnel, cubierto por un entoldado plástico. Los túneles han sido construidos con lonas de permeabilidad selectiva, que actúan como filtros de aire, por lo que la instalación no requiere de sistema de tratamiento de aire.

A continuación, la maduración se realiza en una nave abierta, asistida por máquina de volteo.

Planta de afino

La planta de Afino de Compost se encuentra asociada a la Planta de Bioestabilización existente en el Ecoparque Gran Canaria Sur.

Esta planta funciona de forma totalmente automática y consta básicamente de un trómel, dotado de doble malla de selección, y un separador óptico, que permite la separación del vidrio.

El material bioestabilizado alimenta el trómel de afino, por medio de un transportador por banda. Dicho trómel está dotado de dos mallas de clasificación de 15 mm. y 30 mm., respectivamente.

El flujo de material cribado en la primera de las mallas es considerado como producto terminado, mientras que el hundido de la segunda (15-30 mm.) es dirigido al separador óptico para la separación del vidrio.

El rechazo del trómel es recogido en contenedores, para su traslado al Depósito Controlado.

Planta de tratamiento del aire

En el Ecoparque Gran Canaria Sur existe un sistema de extracción de aire en todas las zonas del complejo ambiental con posibilidad de emitir olores, así como un tratamiento centralizado para la totalidad del aire extraído, formado por un pretratamiento y un biofiltro de alta eficiencia, que garantiza una eficaz eliminación de olores.

Su proceso es mucho más eficiente que los sistemas convencionales, ya que se constituye de un sistema de depolvorización, enfriamiento y lavado químico.

La instalación de la más innovadora tecnología biológica permite la eliminación de las emisiones, mediante la utilización de un material de última generación para la biofiltración (brezo), con una eficiencia superior al 95% de eliminación de olores.

Celda de vertido (depósito controlado)

Una vez realizados todos los tratamientos descritos anteriormente, todavía persiste una fracción de los residuos denominada rechazo, que no se ha podido seleccionar para su posterior reciclaje o valorización y cuyo destino final es el depósito sanitariamente controlado,

Esta celda de vertido autorizada tiene una capacidad máxima de almacenamiento de 1.439.288 m3. En ella, se depositan los rechazos de los procesos de las plantas de tratamiento y valorización del complejo ambiental, así como aquellos residuos inertes cuyo tratamiento ha sido técnicamente inviable.

El sellado y clausura del antiguo vaso de vertido de Juan Grande, situado al oeste del Ecoparque Gran Canaria Sur y con una superficie aproximada de 212.000m2, fue ejecutado por fases e incluyó la colocación de las capas de sellado, con materiales minerales y geosintéticos, la instalación de un sistema global de gestión de las escorrentías superficiales y la ejecución de una restauración paisajística del entorno.

Además, se instaló un sistema completo de desgasificación del mencionado vaso. Dicho sistema incluye todos los dispositivos necesarios para la correcta extracción, captación y transporte del biogás generado hasta los sistemas de tratamiento y valorización energética ya existentes en la explotación.

Con el sellado del antiguo vaso de vertido, se han alcanzado los siguientes objetivos:

  • Con la instalación de las unidades impermeabilizantes, se consigue reducir la infiltración de agua de lluvia y, en consecuencia, la producción de lixiviados.
  • Con la clausura de las superficies, se integran las mismas en el entorno paisajístico.
  • Tras dicha clausura, se puede garantizar el uso futuro del emplazamiento, haciéndolo compatible con la integración paisajística.

La plantación de distintas especies vegetales en los taludes y plataforma del depósito tiene su consecuencia en que la cubierta vegetal produce una mayor evapotranspiración, definida como la evaporación del agua en el suelo por efecto de la temperatura ambiente y de la transpiración de la capa vegetal. Este fenómeno reduce considerablemente la infiltración. Además, reduce la erosión del suelo e incrementa la estabilidad estructural del mismo.

La plantación de especies autóctonas minimiza el impacto paisajístico, quedando el depósito completamente integrado en su entorno.

Planta de desgasificación y valoración energética

En el Ecoparque Gran Canaria Sur existe una planta de aprovechamiento energético de los gases provenientes del vaso de vertido, que consiste en un edificio con un grupo motor-alternador instalado, cuya potencia térmica a plena carga es de 2,154 MW. El alternador dispone de una potencia tipo de 1.320 kVA.

La energía eléctrica generada se destinará al abastecimiento de las plantas del Complejo, y el excedente será exportado a la red eléctrica. Asimismo, la energía térmica generada se aprovechará para los consumos térmicos necesarios

Senda Ambiental

En un área de la clausura del antiguo depósito controlado del Ecoparque Gran Canaria Sur se ha dispuesto un espacio para la educación ambiental. Las actividades educativas se articulan a lo largo de un recorrido, denominado Senda Ambiental, donde se han definido y diseñado espacios para la divulgación ambiental, tales el mirador, el huerto escolar, etc.

El Ecoparque consta de un aula ambiental que permite organizar actividades de educación ambiental, fomentando la cultura de la prevención en la generación de residuos, la reutilización y el reciclaje.

Las energías renovables se explican a partir de las instalaciones de placas fotovoltaicas y el aerogenerador existente en el Ecoparque.