Aprovechamiento de pastos

El Servicio de Medio Ambiente se plantea como objetivo gestionar los recursos ganaderos forestales desde una perspectiva integrada y racional, de compatibilidad de aprovechamientos y de sostenibilidad de los recursos, así como de valoración de otras funciones de importancia creciente (conservación de la biodiversidad, de las comunidades forestales, de los mecanismos ecológicos de los ecosistemas forestales, conservación del paisaje cultural, fomento del turismo rural, prevención de incendios, etc.).

Como herramienta para logar el mencionado objetivo se conceden autorizaciones de pastoreo en monte público, previamente se elaboran informes técnicos que tienen en cuenta las poblaciones de especies protegidas y las cargas ganaderas, para que las necesidades de los animales no superen la producción del pastizal.

Aprovechamiento de bosques

Aunque la actividad forestal como fuente económica ha decrecido considerablemente, todavía mantiene su pujanza en el medio rural, como actividad complementaria a la agricultura y la ganadería, al proporcionar materias primas para éstas. Para una adecuada gestión preventiva de incendios forestales, los aprovechamientos siguen siendo una pieza fundamental. La recogida de pinocha a borde carreteras y pistas, la poda de matorral y el aclareo de masas arboladas pueden generar estructuras, por las que al fuego le cueste más penetrar.

Los aprovechamientos forestales más frecuentes en Gran Canaria son:

Recogida de pinocha

Por pinocha se entiende la acumulación de hojas (acículas) de pino sobre el suelo. Debido a que el pino canario muda la hoja todos los años, la producción de pinocha es alta. La pinocha se aprovecha como cama de ganado y como enmienda para los terrenos agrícolas, proporcionando estructura, nutrientes y aireación. La saca de pinocha a borde de las carreteras y pistas supone una medida preventiva muy eficaz contra la propagación de incendios. No obstante esta materia vegetal es el primer abono del bosque, por lo que no debe ser retirada del resto del territorio. Es mejor proceder a su quema controlada en el bosque, para que las cenizas resultantes abonen el sistema.

Carboneo

Gran Canaria conserva aún esta ancestral práctica, quedando alrededor de 10 carboneros en activo. Éstos se concentran principalmente en las cuencas de los barrancos de Tejeda y Tirajana. Los carboneros están organizados en la Asociación Charamusco y comercializan su producto bajo la marca registrada Carbón de la Cumbre®, contando con un empaquetado homogéneo y una sólida res de distribución. El carbón local se surte principalmente de leña de almendrero y escobón, que poseen maderas muy pesadas y generan un carbón de primera calidad. La necesidad de erradicar eucaliptos en laderas y fondos de barrancos puede ofrecer asimismo una materia prima aprovechable.

Aprovechamiento de eucaliptares

El eucalipto es la especie con más aprovechamiento en Gran Canaria. En las medianías del norte, principalmente en los municipios de Moya, Firgas Valleseco y Santa María de Guía, abundan las fincas pobladas de eucaliptos (blanco y rojo). Si bien en un principio de plantaron para obtener leña y postes para las estructuras de los invernaderos, posteriormente cobraron importancia como horcones para el cultivo de la platanera. Con la irrupción de las energías alternativas, parte de los eucaliptares existentes pueden utilizarse como fuente de energía de biomasa. Cabe indicar, que gran parte de los eucaliptares de la isla deberán ser transformados, por no cumplir actualmente con las expectativas productivas, principalmente por vegetar en zonas de excesiva pendiente y de difícil acceso. Asimismo por peligro de propagación de incendios forestales deberán ser eliminados de los fondos de barranco.Para el aprovechamiento de eucaliptares, no se precisa autorización administrativo, sino que el propietario lo comunique mediante el siguiente trámite 

Poda de matorral

La poda de matorral para alimentación y cama de ganado es todavía una actividad frecuente en nuestras zonas rurales. Se mantiene entre nuestros ganaderos una depurada técnica de corta, que garantiza un uso adecuado del recurso sin esquilmarlo.

Otros

La apicultura es una actividad que se mantiene en las cumbres insulares, principalmente por la bondad del clima, que ofrece largos periodos de floración y un rico cortejo florístico. Las mieles canarias se tienen una bien ganada fama.

Gran Canaria no cuenta con mucha tradición de recogida de setas. No obstante nuestros pinares y los bosques caducifolios de las Medianías del Norte ofrecen una rica flora micológica, de la que disfrutan los entendidos en la materia. Asimismo las temperaturas suaves del invierno y la primavera ofrecen una temporada setera más larga que en otras zonas del continente.

La retirada de piñas con fines energéticos suele ser habitual, debido a su abundancia, a las grandes dimensiones de las piñas del Pino canario y al alto poder calorífico de éstas. Esta actividad puede bajar el nivel de inflamabilidad de nuestros pinares, al ser las piñas ardientes rodantes un transmisor importante del fuego.

La confección de belenes goza de una gran tradición en Gran Canaria, existiendo incluso una Asociación de Belenistas. Para su decoración se recoge musgos, ramas, helechos y líquenes. Tanto esta actividad, como la recolección de plantas medicinales precisan de autorización administrativa.

Por último cabe citar la recogida de frutos (castañas, nueces, almendras), que hoy se mantiene como una actividad marginal y que anima a muchas familias a desplazarse de la ciudad al campo en fines de semana de final de verano y en otoño. Cabe indicar, que antes de proceder a recolectar frutos, es importante contar con el permiso del propietario del terreno y sobre todo abstenerse de practicar técnicas dañinas como el desgaje de ramas o los vareos excesivos, que suelen dañar la arboleda.