Paisaje Protegido de la Isleta

La Isleta, una península al noroeste de la isla de Gran Canaria limítrofe a la capital insular, donde, sin perjuicio de las grandes transformaciones realizadas por el hombre, aún se conservan relevantes valores naturales y también culturales que le han hecho merecedora de ser declarada Paisaje Protegido dentro de la Red Canaria de Esapcios Naturales Protegidos cpn el código C-22.

La Isleta tiene un origen totalmente volcánico, emergió del mar hace aproximadamente un millón de años como un islote separado del resto de Gran Canaria por un estrecho brazo de mar, que terminó uniéndose a la isla principal por el depósito de sedimentos que conforman el itsmo de Guanarteme.

Actualmente, 462,49  hectáreas de la superficie de la Isleta constituyen el territorio el Paisaje Protegido de La Isleta C-22 . Dentro de sus límites los usos y actividades están regulados por Plan Especial del Paisaje Protegido de La Isleta publicado en Boletín Oficial de Canarias Nº 218 de viernes 5 de Noviembre de 2010. El Paisaje Protegido de La Isleta se declara al objeto de proteger su paisaje desértico, sus formaciones geomorfológicas, sus cantiles y plataformas costeras.

La morfología de la Isleta se debe a la sucesión de varios procesos eruptivos en los que se fueron depositando diversos materiales volcánicos que posteriormente fueron desgastados por la acción del océano y la atmósfera, a lo que hay que sumar las transformaciones introducidas por la actividad humana.

El dibujo recrea La Isleta antes de las deformaciones introducidas por el ser humano.

Materiales del primer proceso eruptivo responsable de la elevación de La Isleta sobre  el océano que acaeció hace aproximadamente 1 millón de años se nos muestran en la bella rasa marina del Confital donde el oleaje deposita esqueletos calcáreos de algas marinas, son los confites que dan nombre al lugar y que no está englobado en el Paisaje Protegido.

Hace 700.000 años apareció el volcán Montaña Colorada Inferior cuyas lavas al enfriarse sufrieron disyunción prismáticas que hoy se observan en la plataforma costera septentrional como un singular pavimento de formas hexagonales y pentagonales.

Montaña Colorada Inferior está cubierta por Montaña Colorada superior que surgió hace 400.000 años junto con Lomas Coloradas y Montaña de la Cruz del Confital.

Entre 152.000 años y 106.000 años surge Montaña del Faro , cuya chimenea volcánica puede hoy observarse en un acantilado en La Hondura, el domo de Montaña Pelada, y el volcán de la Esfinge totalmente desaparecido por la acción extractiva de la cantera.

Durante el último proceso eruptivo datado entre 60.000 y 36.000 años apareció una alineación continua de conos, la alineación del Vigía, cuyas lavas se derramaron en todas direcciones (Datos geológicos extraídos de “Volcanología y Geomorfología de La Isleta” de Hansen et al., 2010)

Sobre el sustrato volcánico y adaptadas a la extrema aridez del clima y a la salinidad, viven 56 especies vegetales terrestres de las que 30 son especies exclusivas de Canarias. Así, las comunidades de tolda (Euphorbia aphylla), un arbusto perenne que permanece siempreverde se embellecen en la época de las escasas lluvias con la floración de la magarza de costa (Argyrantehmum frutescens). Entre las coladas lávicas costera, la uva de mar (Zyghophyllum fontanesii) sobrevive afectada por las salpicaduras marinas. Algunas especies de la abundante flora liquenológica resaltan por sus vivos colores anaranjados.

En las áreas al resguardo de los vientos alisios y del “spray” marino, la tabaiba dulce (Euphorbia balsamífera) y el cardón (Euphorbia canariensis) desarrollan su potente porte.

En la fauna cabe destacar la presencia de 2 caracoles terrestres exclusivos de La Isleta catalogados hasta hace poco en  peligro de extinción y ahora de interés para los ecosistemas canarios.

El lagarto gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini) encuentra su hábitat en los malpaíses de La Isleta .  En la plataforma costera de El Confital-Las Salinas, es fácil observar un ave exclusiva de los archipiélago de Canarias, Madeira y Salvajes, el bisbita caminero (Anthus berthelotii) que camina delante de nosotros según avanzamos.

La huella del hombre en el territorio de La Isleta además de severos impactos negativos que han hecho desaparecer parte del islote, también ha resultado en importantes recursos culturales: de valor etnográfico (restos de antiguas salinas, instalaciones militares…), de valor arquitectónico (faro de La Isleta) o yacimientos arqueológicos (cuevas-vivienda y graneros de Cueva de los Canarios, cantera de molinos circulares de mano de los antiguos canarios…)

La mayor parte del territorio del Paisaje Protegido de La Isleta es propiedad militar y no accesible al uso público.

En virtud de un Convenio entre el Ministerio de Defensa del Gobierno de España y el Cabildo de Gran Canaria, es posible acercarse a los valores naturales y culturales de La Isleta participando en el programa de actividades educativo ambientales por senderos del Paisaje Protegido de La Isleta  (zona de uso militar).

El programa que gestiona el Cabildo de Gran Canaria se apoya en cinco (5) senderos dentro de la Zona de Uso Militar del Paisaje Protegido de La Isleta, y cuenta con un guía educador ambiental que monitoriza la visita, y conduce el recorrido por los senderos. Para participar hay que inscribirse en “Visitas educativo ambientales por senderos en el Paisaje Protegido de La Isleta/trámite”.

 

Sendero Costa Noroeste

Sendero Montaña Colorada

Sendero Montaña del Vigía

Sendero Montaña Faro

Sendero Circular de los Volcanes

 

Con unas buenas prácticas durante la visita al Paisaje Protegido de La Isleta podemos contribuir a su conservación

- Respete el entorno. Que se no note su paso por el lugar. Cuando se vaya, deposite los residuos en los contenedores apropiados, también los de sus mascotas. La basura dispersa causa impacto visual, puede perjudicar a la flora y la fauna, y puede provocar incendios e infecciones.

- Transite siempre por los senderos claramente definidos. Procure no salirse de ellos o abrir otros nuevos con su paso, para no causar una mayor erosión del terreno, pisar accidentalmente plantas protegidas o destruir el hábitat de ciertos animales.

- Respete la flora y fauna marina y terrestre. Para que todos podamos disfrutar de la naturaleza, no arranque plantas ni capture animales, ya que pueden llegar a desaparecer.

- Reduzca o renuncie al uso de vehículos en su visita al Confital. Para no acentuar la erosión del terreno, evitar la pérdida de la vegetación autóctona y valiosos materiales geológicos, trate de no salir de la pista principal ni estacionar fuera de los aparcamientos.

- La acampada no está permitida. No pueden habilitarse zonas para ello debido al valor del paisaje desértico de La Isleta.

- Evite el ruido innecesario. De este modo no molestáremos a los demás visitantes ni a la fauna, la cual podría abandonar la zona o ver alterado su proceso de cría.

- Si practica la pesca recreativa con caña, recuerde llevar licencia, respete la talla de las capturas y evite depositar el engodo, los aparejos, y los restos de limpieza en los charcos. Y  también recuerde que toda la zona litoral del área militar está considerada de protección natural para la conservación integral de sus valores naturales por lo que no admite actividades de pesca.

¡Gracias a su ayuda podemos disfrutar de un paisaje limpio y de calidad en un entorno natural y privilegiado!