Conoce Gran Canaria

Santa María de Guía

Escudo Ayuntamiento de Santa María de Guía
Municipio de Santa María de Guía en Gran Canaria

Situación: Por el este, Guía limita con el término municipal de Moya. Al Oeste, la linea divisoria rodea la montaña de Guía, desviándose hacia el este y continua hacia la costa, dividiendo en dos la montaña de Guía-Gáldar. Por el Sur y sobre los 1.500 m. de altura, limita con las cercanías de la Caldera de los Pinos de Gáldar.
Superficie: 42,59 kilómetros cuadrados
Altitud: 180 m
Habitantes: 14.070 habitantes (Fuente: INE, Revisión de Padrón Municipal de Habitantes, 2012)
Distancia a la capital: 25 Km
Web del ayuntamiento: http://www.santamariadeguia.es/

Santa María de Guía es la villa natal del escultor Luján Pérez, quien puso brillante final a la imaginería barroca española y renovó toda la escultura de las islas dejando piezas célebres. Al mismo tiempo es centro de producción del cuchillo canario, instrumento que solían portar los agricultores y ganaderos de la isla.

El término municipal de Santa María de Guía limita con Moya por el levante y con Gáldar por el sur y oeste, lindando por el lado septentrional con el océano. Su relieve es intrincado y complejo, como consecuencia del corto espacio que existe entre las cumbres más altas y la costa. Esta costa se caracteriza por su rocosidad, donde se hace patente la erosión.

Junto al gran puente de 125 metros de alto que cruza el barranco de Silva, se encuentra el llamado Cenobio de Valerón, sorprendente silo en la ladera de una montaña, donde hallamos igualmente un tagoror, en el que se reunía el consejo de los antiguos canarios con su Guanarteme.

De Guía es fundamental la degustación de sus quesos de flor, cuya leche cruda de vaca y oveja se cuaja utilizando la flor de cardo azul. Su autenticidad reside también en su curación, puesto que ésta se realiza sobre "cañizos" colocados en cuevas de escasa humedad, lo que contribuye a darle un peculiar aroma y sabor.


Poblaciones

Barranco del Pinar, Barranquillo Frío, Bascamao, El Calabozo, Casas de Aguilar, El Junquillo, Mondragones, Montaña Alta, El Palmital, Paso María de los Santos, San Felipe, San Juan, Tres Palmas, Verdejo, Vergara.

Mapa del Municipio


Ver mapa más grande

En Guía resaltan fiestas de gran atractivo turístico, pero principalmente tres.
Una de las más populares son las famosas Fiestas del Queso, que se celebran de forma consecutiva en el casco urbano de Guía y en Montaña Alta, desde la última semana de abril hasta los primeros días de mayo. El objetivo es dar a conocer el producto más típico del municipio: el Queso de Flor de Guía. En torno a él se celebran festivales de folklore, deportes autóctonos, degustaciones, recetas típicas, etcétera.

La Fiesta de Las Marías es considerada como la de mayor trascendencia en el municipio. Se celebra el tercer fin de semana de septiembre y tiene su origen en 1811, cuando los antepasados prometieron realizar una ofrenda a la Virgen todos los años después de que ésta oyera sus plegarias y pusiera fin a la plaga de langostas que asolaban los campos.
Romeros de todos los barrios del municipio y de las medianías, al son de tambores y caracolas, se acercan a la iglesia y depositan sus ramas ante la Virgen. La Fiesta de Las María finaliza con una romería de gran tipismo y tradición.
Durante los primeros días de agosto también tienen lugar en Guía las Fiestas de la Virgen, en honor a la patrona del pueblo: Nuestra Señora de Guía. Los festejos son eminentemente religiosos, donde resaltan los actos del Día de la Patrona, la función religiosa, la procesión y, sobre todo, la carrera de cintas y batalla de flores.
Entre otros eventos, también cabría destacar el Encuentro Nacional de Guitarra (a celebrar en Junio-Julio su XI edición), el Encuentro Nacional de Folklore (celebrado en las primeras semanas de Agosto, con motivo de las fiestas patronales) y el clínic internacional de árbitros (celebrado generalmente en el mes de Abril).
 

Lugares de interés general, histórico y cultural de Santa María de Guía

Un recorrido por las calles de Santa María de Guía permite advertir la variedad y belleza de sus edificaciones. El casco histórico del municipio es declaradoMonumento Histórico-Artístico Nacional en 1982. Entre las construcciones podemos destacar:

  • Granero de Valerón: Conocido popularmente como "Cenobio de Valerón". Se trata de uno de los vestigios más importantes dejados por los habitantes prehispánicos. Ubicado en la zona de la Cuesta de Silva, se halla en espléndido estado de conservación y puede visitarse con recorrido explicado previa solicitud al Cabildo Insular de Gran Canaria.

  • Tagoror de El Gallego: Situado en la montaña de "El Gallego", donde se ubican diversas cuevas de enterramiento, se cree q fue el lugar de reunión de los dirigentes de los antiguos canarios: guayres, faycanes y el guanarteme se reunirían aquí en asamblea para tratar los asuntos que afectaban a toda la población.

  • Iglesia Parroquial: Levantada sobre la antigua ermita que fundara Sancho de Vargas en (1509), su edificación se mantuvo durante más de dos siglos. Se estructura en una planta de tres naves, siendo la capilla central más profunda que las laterales. La fachada neoclásica es de tres calles, flanqueada por dos torres y rematada por una cornisa ondulada, lo que transmite un gran efecto dinámico y permite encuadrar la construcción dentro de la corriente estilística barroca. En su interior se conservan obras de arte. Destaca por su gran aportación la figura de José Luján Pérez, natural de este municipio, que también levantó la entrada del cementerio municipal. Así, entre sus obras podemos destacar el retablo, de dos cuerpos, las imágenes de la Virgen de las Mercedes, un Crucificado y un segundo Cristo Crucificado. Igualmente destacan en la Iglesia Parroquial el órgano inaugurado el 14 de enero de 1900 por el compositor francés Camille Saint-Saëns y la talla titular de Santa María de Guía, del siglo XVI.

Otras obras del XVII y principios del XVIII son:

  • Templo de Santa Catalina de Siena.

  • Convento de San Antonio.

  • Casa del Capitán don Gonzalo de Quintana: Conocida como la Casa de los Quintana, cuya edificación data del siglo XVII. Ejemplo de la arquitectura doméstica, está situada en la plaza de la Iglesia Parroquial. En este solar vivió el primer alcalde de Guía desde 1526, D. Fernando Alonso de la Guarda. Destaca el balcón de con aportaciones mudéjares en madera y el blasón de los apellidos Guanarteme y Quintana.

  • Casa Natal de Néstor Álamo: Ubicada en la calle San José, por un lateral de la Iglesia Parroquial, en esta casa nació y vivió el gran compositor canario contemporáneo, cuya obra permitió que resurgiera el interés por el mundo rural canario con nuevos lenguajes acordes con su época.

Tras la conquista, Pedro de Vera entrega a Sancho de Vargas Machuca, soldado a caballo de la Compañía de Gonzalo del Castillo, unos fértiles terrenos ubicados en la Vega de Agáldar, concretamente en la Loma de Caraballo. En el mencionado lugar, Sancho de Vargas Machuca levantará una ermita dedicada a Nuestra Señora de Guía, a partir de la cual se centrará un núcleo de población que irá cobrando más importancia a medida que pasa el tiempo.

Por tanto, podríamos decir que la presencia en la conquista de Gran Canaria de Sancho de Vargas Machuca, de la que obtuvo repartimientos, y su profunda convicción religiosa, permitieron la construcción de esta ermita y con ella la aparición del núcleo que posteriormente se transformaría en municipio. De esta forma, el 24 de octubre de 1526 el gobernador Martín Fernández Gerón decide nombrar alcalde real, nombramiento que recayó en Alonso de la Guardia, quien se convierte en la primera figura administrativa propia de Guía. Así, el municipio será dotado de alcaldía real y vara de justicia.

Según las fuentes documentales, consta que Sancho de Vargas Machuca vino en primer lugar a Gran Canaria y, posteriormente se asienta en Tenerife. Sin embargo no se desliga de Gáldar-Guía puesto que, incluso sus hijos, administran sus bienes en el lugar. Por otra parte, debemos señalar que a lo largo del Antiguo Régimen, el municipio recibió el nombre de "Villa de Guía", añadiéndose posteriormente "Villa de Guía de Gran Canaria". Así, la denominación de Santa María de Guía para referirse al municipio, es reciente, realizándose durante la alcaldía de Rafael Velázquez García.

Guía es declarada ciudad el primero de octubre de 1871, según el Real Decreto firmado por Amadeo I de Saboya. En este nombramiento estuvo implicado don Fernando León y Castillo, gran prócer de la isla de Gran Canaria, que se presentó a las elecciones generales de 1871 por el distrito de Guía.

Sin embargo, el siglo XIX será un siglo duro para la futura ciudad. Los pleitos por la usurpación de tierras y aguas tanto con los representantes de la Corona como con otros municipios, así como las pugnas jurisdiccionales con localidades vecinas como Gáldar jalonarán los años finales del siglo XVIII y el siglo XIX sembrando la discordia entre los vecinos y las autoridades de ambas localidades durante bastante tiempo, si bien el civismo y la concordia entre ambos han logrado salvar viejas rencillas y superar las distancias.

Desde el punto de vista económico, es preciso señalar que durante los primeros años el municipio se centrará en la agricultura y, fundamentalmente, en la especialización azucarera pero, a lo largo del Antiguo Régimen, y en concreto en la segunda mitad del siglo XVI, el policultivo existente destaca por su variedad: viñas, frutales, cultivos hortícolas y cereales. López de Ulloa hace referencia a este aspecto: "... tiene muchas aguas y grande frescura y recreazión de güertas y arboledas, cantidad de uiñas, trigo, cebada, centeno, millo" (López de Ulloa en MORALES PADRÓN, F.: Canarias: crónicas de su conquista. Las Palmas de Gran Canaria, 1978, p. 321).

A fines del siglo XIX se produce la introducción del cultivo del plátano en la vega agrícola de Guía, lo que repercute en la densificación del poblamiento. En la actualidad, la agricultura sigue teniendo una importancia extraordinaria, al igual que los usos ganadero y forestal en las zonas más altas del municipio. Estas tierras están dedicadas, en su mayor parte, a cultivos de regadío, concretamente a plataneras y papas. Sin embargo, ambos cultivos han sufrido retrocesos significativos en los últimos años. Entre las causas podemos citar el abandono masivo del cultivo en las tierras de medianías, la escasez de agua y el elevado precio de la misma. Gran parte de los cultivos actuales se han orientado hacia el mercado local (cebollas, zanahorias, lechugas, habichuelas, coles y frutales cítricos o tropicales).

La ganadería está constituida sobre todo por la cabaña ovina y caprina. Su producción se destina, mayoritariamente, a la elaboración de quesos artesanales. La cabaña ganadera que practica el pastoreo ha conservado su importancia en las últimas décadas, debido al reciente aumento en la demanda de quesos de cabra/oveja de fabricación artesanal. Un ejemplo claro lo tenemos en el famoso queso de Guía, también llamado "queso de flor".

Tanto la industria como la construcción y el comercio, son actividades que han ido decreciendo. Algunas actividades industriales logran sostenerse, aunque con poca relevancia, gracias a la reciente valorización de ciertos productos que tienen atractivo en la demanda regional, relacionados principalmente con el universo artesanal tradicional. Entre ellos, podemos mencionar los cuchillos canarios, alfarería, cofres de madera y los ya mencionados quesos de Guía.


Galería multimedía de Santa María de Guía