Conoce Gran Canaria

Telde

Escudo Ayuntamiento de Telde
Municipio de Telde en Gran Canaria

Situación: Situado en el Nordeste de la isla de Gran Canaria.

Superficie: 102,43 kilómetros cuadrados

Altitud: 130 m

Habitantes: 101.300 habitantes (Fuente: INE, Revisión de Padrón Municipal de Habitantes, 2012)

Distancia a la capital: 9,5 Km.

Web del ayuntamiento: http://www.telde.es/

El municipio de Telde se encuentra en el nordeste de la isla de Gran Canaria, a sólo 9,5 Km. de la capital grancanaria, enclavado en una gran campiña, llamada, por su fertilidad y extensión, "La Vega Mayor", conocida por sus numerosos productos tales como: plátanos, pepinos, flores, caña de azúcar, etc.

Los barrios teldenses de San Francisco y San Juan invitan a un paseo tranquilo y a prestar la máxima atención a sus callejuelas, edificios y detalles arquitectónicos. El primero guarda el espíritu de misticismo y austeridad que caracterizó a los franciscanos que habitaron durante siglos estas casas y que recorrían sus calles empedradas con sus rezos, al tiempo que realizaban sus obras de caridad dando alimentos y curando a los necesitados que allí acudían en demanda de ayuda.

A escasos metros, en dirección hacia San Juan siguiendo la trayectoria del antiguo acueducto, encontramos a la izquierda la antigua Iglesia de San Pedro Mártir, que según el cronista de la villa fue el primer hospital del mundo que se creó para tratar enfermedades venéreas. Enfrente se extiende el barrio de San Juan Bautista que alberga el singular Cristo de Telde, realizado por los indios tarascos de Michoacán (Méjico), con una pasta formada por pergaminos con inscripciones que han salido a la luz recientemente tras un profundo estudio científico de esta imagen.

En los alrededores se encuentran numerosos yacimientos arqueológicos, dado que Telde fue capital de uno de los dos guanartematos de la isla, y probablemente el principal de ambos, por lo que existen numerosas construcciones y cuevas a lo largo de la costa y en los barrios de Cendro, Tara y Caserones. Uno de los centros aborígenes más importantes se encuentra en la vía que une Telde con Ingenio, la Montaña de Cuatro Puertas, con una enorme cueva excavada en la roca de 17 por 17 metros a la que se accede por cuatro entradas.

En la villa, encontramos la Iglesia de La Concepción, edificio de 1875 que sustituyó la anterior construcción destruida por un incendio. A pocos metros está el huerto de las Flores, en el que se han reunido 105 variedades de flora de todo el mundo.

Poblaciones

Cazadores, El Calero, Gando, El Goro, La Breña, Jinámar, La Garita, La Majadilla, La Higuera Canaria, Las Huesas, La Pardilla, Lomo Magullo, Ojos de Garza, San Antonio, San Gregorio, Casas Nuevas, San Juan, San Francisco, Valle de los Nueve, Valle de San Roque, San José de las Longueras.

Mapa del Municipio


Ver mapa más grande

En junio, el municipio de Telde celebra las Fiestas Patronales en honor a San Juan Bautista, que se realizan en el marco histórico de San Juan.
Pero una de las fiestas más tradicionales y populares en esta localidad es La Fiesta de la Traída del Agua, que se celebra en agosto. Se desarrolla en el popular barrio de Lomo Magullo desde hace aproximadamente unos veinticinco años, y en ella los vecinos reciben a propios y visitantes con este líquido elemento, aliviando asimismo los calores del mes de verano.

En septiembre, Telde celebra la Bajada del Santísimo Cristo, imagen del siglo XVI que se halla ubicada en el altar mayor del templo de San Juan Bautista. Goza de una gran devoción popular y se dispone ante los ciudadanos para que sea venerada por todos sus devotos. Es costumbre en ese día pasar una rosa por sus pies para que les proteja de males y enfermedades.
También durante este mismo mes se realizan las Fiestas en Honor a Nuestra Señora del Carmen. Los barrios marineros del municipio se engalanan de flores y alegría para rendir culto a la Santa Patrona de los marinos. Destaca por su especial belleza la procesión marítimo - terrestre de la playa de Melenara.


En el mes de octubre se celebran las Fiestas en Honor a San Francisco de Asís. Se realizan en el incomparable conjunto histórico - artístico del Barrio de San Francisco y como evento característico de estas fiestas, se prepara la capa Pluvial del santo franciscano en la que los ciudadanos depositan sus limosnas para los necesitados.
Llegado noviembre nos encontramos con las Fiestas en Honor a San Gregorio Tramaturgo, copatrono del municipio de Telde, que se lleva en procesión por las calles del barrio. En uno de los tramos del recorrido se orienta la figura de San Gregorio hacia los campos agrícolas, haciéndolo inclinar tres veces como acto de bendición de nuestras ricas y fértiles tierras.

Lugares de interés histórico cultural de Telde

El municipio de Telde destaca por los numerosos vestigios arqueológicos debido a que esta zona fue, en época prehispánica, uno de los dos reinos en los que se dividía la isla de Gran Canaria. El Guanartemato de Telde ocupaba la mitad suroriental de la isla y destacamos los siguientes yacimientos arqueológicos: Baladero, Tufia, Cuatro Puertas, Tara y Cendro, entre otros.

  • Los yacimientos de Cendro, Tara y el Baladero: Están formados por conjuntos de cuevas de habitación, realizadas unas veces de forma artificial, y otras aprovechando cuevas de origen volcánico. Aún hoy, muchas de ellas se siguen utilizando como complementos para el hogar de los actuales teldenses, dadas sus inmejorables condiciones de habitabilidad. En este sentido, Tara merece una especial atención no sólo por la importancia de algunas de las evidencias arqueológicas allí encontradas, como el ídolo de Tara, sino también por las referencias de antiguos cronistas que aluden a él como el primitivo núcleo de población aborigen.

  • El yacimiento de Baladero: >Se encuentra a los pies mismos del conjunto histórico artístico de San Francisco, además de sus notables manifestaciones líticas, óseas etc., dispone de un importante número de "cazoletas" y "canalillos" para libaciones, que se han asociado con rituales propiciatorios muy comunes también en otras culturas norteafricanas, por lo que se supone que estamos ante uno de los lugares mágico - religiosos más importantes de la cultura aborigen.

  • Tufia: Es el yacimiento de más notables proporciones; las cuevas y el complejo de casas de piedra tosca, junto con algunas vías empedradas, señalan un avance tipológico que nos lleva a las puertas mismas del urbanismo protohistórico, y un cambio de la mentalidad en sus habitantes, empujados por la presión demográfica y el cambio climático. Las construcciones aparecen con espacios intermedios que semejan callejuelas, y presentan una planta circular a un nivel ligeramente inferior respecto al suelo, que ha sido previamente nivelado. El acceso se hacía a través de uno o varios escalones de piedra.

  • Llano de las Brujas: Recientemente ha sido excavado y restaurado, y todos los indicios indican a que ha sido reutilizado sucesivamente, como también sucede con el muy cercano yacimiento de La Restinga, en la desembocadura misma del barranco Real de Telde.

  • Montaña de las Cuatro Puertas: Conjunto de cuevas que fueron habitadas por los aborígenes. Según los historiadores habrían servido de alojamiento y lugar de trabajo de los embalsamadores. También habrían sido alojamiento de los faicanes o los sacerdotes encargados de las ceremonias fúnebres, y de las harimaguadas (vírgenes consagradas), mujeres que confeccionaban los mantos en los que se envolvían las momias y participaban en rituales cuyo sentido se nos escapa en muchos aspectos. En el exterior presenta huecos o canalizaciones que podrían ser la base de mamparas o estructuras similares destinadas a aislar el espacio del exterior y crear subdivisiones internas.

  • Barrio de San Juan: Fundada la ciudad en el año 1483, algunos de los primeros actos en el asentamiento será efectuar el trazado principal del nuevo núcleo de población: el Barrio de San Juan. Constituye el núcleo fundacional de la moderna ciudad, alrededor de la primitiva Iglesia de San Juan Bautista y de la Plaza Mayor, y en él se situaban los principales edificios civiles y religiosos, siendo así el centro administrativo del municipio. En él encontramos importantes muestras de la arquitectura civil y religiosa de Gran Canaria desde el siglo XVI hasta el XIX, como:

  • Iglesia de San Juan: En su interior nos encontramos con importantes obras de Nicolás Jacinto, José Luján Pérez, Estévez de Sarmiento, Jesús Arenciabia, que comparten este templo con obras anónimas de procedencia americana y de los Países Bajos. Aparte de estas obras debemos destacar en la Capilla Mayor una obra compuesta por dos retablos, uno gótico - flamenco y otro del siglo XVIII que enmarca al anterior. Por último, debemos nombrar el Cristo crucificado, éste fue importado de América y realizado según la técnica de los indios tarascos de Michoacán, con pasta de millo y en cuyo cuerpo fueron descubiertos antiguos códices y glifos indios que se aplicaron sobre las diversas capas que componen la figura. La iglesia también destaca por los elementos góticos que dominan su construcción, y que la sitúan como uno de los ejemplos más importantes del llamado Gótico Atlántico, combinación de los estilos góticos andaluz y portugués. Otros elementos recuerdan la importancia del mudejarismo (empleo de elementos árabes o de tradición árabe sobre construcciones cristianas) en el arte y la arquitectura canarios, como el alfiz que corona la portada de la Iglesia.

  • Barrio de San Francisco: Es un barrio conventual, el cual está formado por calles estrechas y quebradas que se empinan hacia el altonazo de Santa María. Su fundación se debe a los franciscanos y fue trazado por el ingeniero Leonardo Torriani en la última década del siglo XVI. El barrio de San Francisco se caracteriza por las casas bajas con tejados a dos aguas y de largas paredes encaladas que se comunican entre sí mediante calles que se encuentran empedradas de manera particular.

  • Templo de San Francisco: Este templo enclavado en el Barrio de San Francisco destaca los retablos pétreos de Santa Rita de Casia, de Santo Domingo de Guzmán y de Santa Lucía. También son destacables las esculturas de Nuestra Señora de La Antigua y la pieza de candelero de Santa Lucía.

  • Barrio de San Gregorio: Este barrio se alza en los Llanos de Jaraquemada, donde D. Alonso Rodríguez de Palenzulea, uno de los principales beneficiados de los repartimientos levantó una ermita a San Gregorio. En sus orígenes, en esta zona vivía la mano de obra esclava de los ingenios azucareros, posteriormente fue punto de asentamiento de los comerciantes y artesanos.

  • Iglesia de San Gregorio: Dentro de este templo, inserto en el Barrio de San Gregorio, destacamos las esculturas de San Gregorio y San José, las cuales son obras del artista canario José Luján Pérez. También destacan los retablos neoclásicos remodelados por José Arencibia Gil, y la talla de la Virgen de los Dolores.

Lugares de interés general de Telde

En la Casa de la Cultura de Telde nos encontramos con exposiciones artísticas, obras de teatro, jornadas de cine y actuaciones de carácter folklórico durante todo el año.

  • Casa - Museo León y Castillo: Se considera el lugar canalizador de muchos eventos culturales, ofreciendo asimismo diversas salas dedicadas al ilustre Hijo de Telde, Don Fernando León y Castillo, siendo también el marco de exposiciones y cursillos. Es el único museo que posee la ciudad y es propiedad del Cabildo de Gran Canaria. En este museo nos podemos encontrar con diferentes objetos relacionados con Don Fernando León y Castillo, así podemos observar la existencia de trajes, bastones, gafas, condecoraciones, publicaciones, títulos y documentos relativos a su persona, fotografías, lienzos de su propiedad, muebles, etc. Debemos destacar una sala que está dedicada a su obra de mayor envergadura, la dedicada al Puerto de La Luz, la cual fue impulsada por el canario a nivel político y su hermano, el ingeniero Juan de León y Castillo, concretó y ejecutó la construcción.

  • Casa de los Ponce de León: Esta casa es en la actualidad el Archivo Parroquial. La casa fue donada por Diego Ponce de León a la Parroquia, por manda testamentaria de 4 de julio de 1695. Podemos observar cómo la cantería rodea la entrada principal, prolongándose hacia el plano noble, formando también el vano de la ventana, estableciendo así un solo cuerpo de piedra. El gran valor de la casa lo constituye la existencia en ella de libros y legajos que han sido guardados interrumpidamente desde 1503, así el párroco de San Juan Bautista afirma lo siguiente: "Son alrededor de quinientos años - 1503-1998- en los que la historia del tiempo, los acontecimientos y las personas, se fue haciendo realidad y alguien cuidadosamente la iba dejando escrita. [...] A nosotros sólo nos toca mirarlos retrospectivamente y sacar las conclusiones que cada uno quiera [...]" (ACOSTA BRITO, C. y RODRíGUEZ CALLEJA, J.: El Archivo Parroquial de San Juan Bautista de Telde, 1999, p. 9).

  • Casa Condal: Está situada en la calle del Conde, también conocida por el Palacio de los Ruiz de Vergara, hoy condes de la Vega Grande de Guadalupe. El edificio de aire de vieja casa - hacienda, alberga hoy el Taller Municipal de Cultura. En los barrios de San Juan y San Gregorio, se presentan diferentes salas de exposición en las Sociedades que presiden dichos lugares. Biblioteca Municipal: se encuentra ubicada en la calle Licenciado Calderín, en sus fondos se encuentran 21.000 volúmenes, también oferta a sus visitantes, salas de lectura, fonoteca, videoteca, salas de navegación por Internet y préstamos.

  • Archivo Histórico Municipal: Se encuentra ubicado en el barrio de San Juan, en la calle peatonal Licenciado Calderín. Actualmente se encuentra en fase de clasificación de todos los documentos.

La historia prehispánica de Telde está marcada por el hecho de constituir una de las "capitales" aborígenes de Gran Canaria junto con Gáldar. Debido a ello, en Telde estará ubicado uno de los núcleos de población más grandes de la isla y del Archipiélago, lo que mueve a los cronistas europeos a darle el calificativo de "ciudad".

En Telde residía uno de los dos Guanartemes o jefes que controlaban Gran Canaria a la llegada de los conquistadores europeos. Ellos detentaban el poder político, pero el poder religioso estaba en manos de otra figura que compartía residencia con el Guanarteme, el Faycán, que actuaba como el jefe supremo en materia religiosa y legitimaba a la nobleza aborigen. Según los cronistas, el faycán de Telde parecía competir por el poder político con el Guanarteme, intentando tomarlo cuando el proceso conquistador desestructura la sociedad canaria primitiva.

Todos estos datos evidencian el enorme peso que Telde tuvo en la historia de Gran Canaria desde sus inicios, y justifican la profusión de restos arqueológicos hallados en la zona. No en vano, cronistas como Torriani comentan como la ciudad nueva europea había crecido sobre y alrededor del primitivo asentamiento aborigen, dotando a la ciudad de una historia plurisecular.

En la segunda mitad del siglo XIV, se asentaron en la zona de Telde unos frailes mallorquines, los cuales llegaron respaldados por una bula papal otorgada por el papa Clemente VI en el año 1351. Esta presencia no tuvo continuidad, y debemos esperar hasta el año 1483, para la fundación de la moderna Ciudad de Telde, tomada ya por los conquistadores europeos desde 1482, momento a partir del cual su posición ya no va a ser disputada por los naturales que todavía combaten a los recién llegados.

La caña de azúcar ha sido uno de los productos que ha marcado la historia de esta isla, así vemos cómo, prácticamente después de finalizados los repartimientos de tierras y aguas de esta zona, sus campos, caracterizados por sus fértiles suelos y la disponibilidad de aguas de las heredades y pozos, tuvieron a este producto como centro de interés, siendo cultivado en los grandes latifundios. El azúcar era exportado a América, al Norte de Europa (Flandes, principalmente) y a la república italiana de Génova, cuyos mercaderes afincados en Sevilla habían invertido cuantiosas sumas en la conquista de las Islas, haciendo que las principales familias de esta zona se enriquecieran cada vez más gracias a este próspero comercio atlántico conformando una aristocracia inicial denominada "Señores de Ingenios", que presenta unas características propias ligadas a la vocación comercial de sus explotaciones. Un claro ejemplo de estos señores de ingenio de principios del siglo XVI lo tenemos en Hernán García del Castillo "el Joven" (1506-1553), que fue poseedor de un enorme ingenio en Las Longueras, que llegó a tener hasta 20 esclavos trabajando en el mismo, lo cual supone una enorme cifra en el caso de Canarias, si bien es nimia en el contexto de las explotaciones azucareras del área atlántica.

A finales del siglo XVI, el comercio azucarero decaía debido a la competencia de otros productores, por esta razón, era necesario buscar otro cultivo que sustituyera al azúcar y que diera los mismos beneficios que el anterior mediante su exportación. De esta manera llegó el cultivo de la viña, un cultivo que se expandió prácticamente por todo el Archipiélago y que fue centro de la riqueza de los isleños del siglo XVII. En este sentido, la ciudad de Telde destacó por la producción de los vidueños, vinos de calidad media-baja que eran destinados al consumo exterior o a los mercados de la América española, fundamentalmente.

Aparte del cultivo de la vid también nos encontramos con otros cultivos de primera necesidad, como el de la papa y el millo, introducido desde el siglo XVII debido a la carencia de tierras apropiadas para el cultivo del trigo en Gran Canaria. Tenemos que esperar a la segunda mitad del siglo XIX para ver de forma generalizada cultivos como los nopales, con el objeto de recolectar la cochinilla, producto tintóreo que tuvo importancia hasta la llegada al mercado de los tintes sintéticos, y que supuso el segundo gran impulso para la economía de la Isla.

A finales del siglo XIX y principios del XX llegan otros productos, como son el plátano y el tomate, y por último, nos encontramos con la expansión de los cultivos de invernadero, fruto de la necesidad de paliar las carencias provocadas por el aumento de la sequedad ambiental y el agotamiento del territorio a causa de la tala indiscriminada y los abusos en la explotación del agua en siglos anteriores. Estos cultivos potenciarán sobre todo los productos hortofrutícolas para la exportación, como pepinos, berenjenas, pimientos, cítricos y aguacates.

Dentro de las muchas personalidades que ha dado este municipio o lo han escogido para vivir debemos nombrar a dos que coinciden en la cronología. A mediados del siglo XIX, tenemos al Dr. Gregorio Chil y Naranjo (una de sus actividades más destacable fue la fundación de la sociedad El Museo Canario, que se inauguró oficialmente en 1880) y a Don Fernando de León y Castillo, diputado a Cortes y Senador por Canarias, artífice de la consecución de la obra del Puerto de La Luz y de la creación de la colonia española del Sáhara occidental y la colaboración con Francia en el llamado Protectorado de Marruecos.

Ocupó varios cargos, como el de Gobernador Civil de Granada y de Valencia, el de Ministro de Ultramar y de Gobernación y el de embajador de España en París.


Galería multimedía de Telde