Política

Política

La política en materia de residuos debe basarse en la aplicación de un conjunto de principios que en la práctica supone:

  • Promover la correcta gestión del conjunto de los residuos, disminuir su generación e impulsar las prácticas más adecuadas para su gestión.
  • Establecer prioridades en las opciones de gestión desde la prevención, reutilización, reciclaje, valorización energética y por último, la eliminación.
  • Que todos los agentes implicados desde las administraciones públicas a los agentes económicos y sociales, pasando por los consumidores y usuarios, asuman su cuota de responsabilidad en relación con los residuos.
  • Disponer de infraestructuras suficientes para garantizar que los residuos se gestionan correctamente y en lo posible, cerca de su lugar de generación.