Injerto de los semilleros de tomate

12 ago 2019

El comienzo de la campaña de exportación de tomates al continente europeo se lleva a cabo en los semilleros, donde se injerta la planta que más tarde será llevada a los invernaderos de los agricultores en donde se completa el ciclo de cultivo, que abarca desde mediados de agosto hasta finales de mayo del año siguiente.  

En el semillero se siembran, por separado, la variedad patrón y la variedad injerto. La variedad patrón es la que aporta la parte radicular de la futura planta, óptima por su rusticidad y resistencia a determinadas plagas, siendo la variedad injerto (parte aérea de la planta definitiva) la que produce el tomate del tipo que hemos elegido para su exportación. 

El proceso de injerto requiere una labor muy cuidadosa tanto de manejos culturales como de la propia operación de injerto de una plántula sobre la otra (realizada enteramente por mujeres por su mayor precisión y cuidado).

El proceso desde la siembra de semillas y la plantación en los invernaderos definitivos dura unas 7 semanas, las primeras plantaciones definitivas se llevan a cabo desde el 5 de agosto.

El número de plantas que se van a producir en este semillero para la campaña 2019-2020 será de alrededor de 1.200.000.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes