Cultivo de millo

04 sep 2019

 

El cultivo del millo y su importancia agroalimentaria lo ha convertido en parte inseparable de la cultura de Gran Canaria, representado ampliamente en la gastronomía tradicional y en el paisaje agrícola de nuestra isla.

El millo también supone una fuente de alimento para los animales, consumiendo tanto sus tallos como sus hojas aún verdes, como sus granos y tallos ya maduros (forraje en verde o en seco).

En las medianías del norte es frecuente el cultivo después de haber realizado un primer aprovechamiento de la parcela mediante la siembra de papas, a partir de los meses de marzo o abril, aprovechando las condiciones de humedad y fertilidad que deja el cultivo del citado tubérculo.

Los sistemas de cultivo del millo siguen siendo bastante tradicionales, utilizando poca maquinaria y realizando la mayor parte de las tareas de forma manual.

Actualmente, la Asociación Insular P.A.C.A. (Producción de Alimentos para Consumo Animal), creada a finales de 2012, con apoyo del Cabildo de Gran Canaria gestiona la maquinaria especialmente adaptada al cultivo de millo, entre otros forrajes, con el fin de mejorar la rentabilidad de los mismos.

El vídeo publicado en nuestras redes sociales parte de una muestra de lo que está realizando dicha asociación: se trata de una siembra de millo en la zona de Arbejales (Teror), mediante una sembradora neumática de 4 líneas acoplada a tractor, con la que, de una sola pasada, además de sembrar, se fertiliza el terreno mediante el aporte de fertilizantes granulados. La siembra que mostramos en el vídeo fue realizada el 27 de julio, y la imagen en la que se ve el millo germinado corresponde al 3 de agosto de 2019.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter